Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Activistas de Greenpeace se encadenan a la sede de la Presidencia de la Junta

La Junta dice que su política es ejemplar para el resto de comunidades

Un grupode activistas de Greenpeace se haencadenado esta mañanafrente a las puertas del Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, mientras se desarrollaba en su interior el Consejo de Gobierno andaluz para exigir al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que "resuelva los conflictos ambientales en Andalucía y que abandone su dejación de funciones en toda su política medioambiental".

El Gobierno andaluz ha asegurado que la política ambiental de Andalucía es un "ejemplo a seguir para el resto de comunidades autónomas". La consejera de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Mar Moreno, se ha referido a algunas medidas en las que la Juntade Andalucía es "pionera", como los programas contra el cambio climático, ingestión de espacios naturales, protección de la biodiversidad en transporte público "sostenible".

La"acción pacífica" de los activistas, según un comunicado de la organización ecologista, pretende criticar la "inoperancia de la Junta para proteger la salud pública y el medio ambiente ante los intereses de las empresas".

"Queremos que Griñán escuche las demandas de la ciudadanía y que vele por los intereses públicos, que es lo mínimo que se espera de un Gobierno", ha declarado Sara del Río, portavoz de Greenpeace. "La Junta debe abandonar su desprecio a los colectivos sociales y ecologistas, y hacer su trabajo, que es proteger el medio ambiente y la salud de las personas frente a iniciativas privadas".

Greenpeace presentó la pasada semana el proyecto Recuperemos Andalucía Verde para incidir en "la pobre gestión medioambiental que el Gobierno andaluz realiza desde hace años", ya que, a su juicio, la actual política de la Junta "se basa en medidas vacías de contenido que se contraponen con un empeño por mostrar una imagen "verde", sumadas a una actitud de menosprecio hacia quienes denuncian esta situación".

La organización hace un balance del "drástico cambio sufrido en la política medioambiental de la Junta, que ha pasado de ser hace tres décadas una comunidad autónoma puntera en la protección ambiental a una de las que peor gestiona su medio natural".

El sábado varias organizaciones expusieron "las trabas que se encuentran por parte de la Junta de Andalucía para desarrollar su labor de defensa ambiental" y este lunes se hizo público un manifiesto firmado por más de 120 colectivos ecologistas que solicitan a la Junta "el abandono de su comportamiento de menosprecio hacia las organizaciones sociales y que reconozca la importancia de su labor, a la vez que favorezca políticas que vayan dirigidas a asegurar la protección del medio ambiente, la salud pública y un desarrollo económico sostenible a largo plazo".