Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Politécnica advierte al Gobierno: "Es imposible que no seamos Campus de Excelencia"

El rector denuncia contradicciones entre el discurso político y los recortes en educación e I+D

"Se nos hace muy difícil, por no decir imposible, pensar en una resolución que no sea otra que situarnos en el mejor de los resultados". El rector de la Politécnica de Valencia ha aprovechado esta mañana el discurso más destacado del año, el de la apertura de curso, para lanzar una advertencia al Gobierno: sería inconcebible que el proyecto presentado por su centro, la Universitat de València y el CSIC no fuera elegido Campus de Excelencia Internacional el 20 de octubre.

Juan Juliá ha asegurado confiar "plenamente en la obtención definitiva de este sello". Su tono, sin embargo, hace pensar en que a medida que se acerca la fecha de presentación de VLC Campus, como se llama el proyecto valenciano, aumenta la inquietud. Si la comisión internacional que elegirá a los ganadores dijera por segunda vez que no a la propuesta (como sucedió el año pasado) el choque entre los rectorados de Valencia y el Ministerio de Educación puede alcanzar niveles imprevisibles.

Las relaciones entre la Politécnica y el Gobierno ya quedaron deterioradas hace un año. Y el discurso que hoy ha pronunciado Juliá contenía ecos de aquel encontronazo. Las universidades son conscientes de la coyuntura de crisis económica, ha venido a decir Juliá. "Pero ello no significa que podamos compartir las contradicciones que continuamente observamos en el discurso político, las marcadas diferencias entre las palabras y los hechos, recordando aquel refrán que reza: "obra son amores y no buenas razones".

Es decir, se emiten "constantes mensajes más o menos alarmistas sobre la urgente necesidad del cambio de modelo económico hacia una economía más sostenible y competitiva basada en el conocimiento tecnológico" desde las más variadas instancias, incluido el Ministerio de Educación, y por lo tanto: "¿Cómo explicar los presumibles y temidos recortes en los presupuestos de educación o en la I+D en nuestro país cuando en otras economías, como USA o Alemania, se ha optado por lo contrario?".

Juliá ha pedido "respetuosamente a nuestras administraciones coherencia y consonancia con los discursos políticos". Y su mensaje ha querido englobar así tanto al Ejecutivo central como al autonómico. Pero la única referencia concreta cercana (en el discurso) ha sido al ministro de Educación, Ángel Gabilondo.

La referencia a la Generalitat ha llegado poco después y el cambio de registro ha resultado fácil de advertir: "El Gobierno valenciano, sin duda, ha venido haciendo un importante esfuerzo financiero con sus universidades"; "no dejamos de agradecer el buen talante y disposición manifestada hacia las universidades y la Politécnica en particular, por la conselleria y el conseller de Educación, que nos anima a confiar en que continúe su apuesta por la mejora de nuestras universidades". Y a continuación: "La aprobación del tan ansiado Plan Plurianual de Financiación para las universidades públicas valencianas es algo que nuestras universidades acogen con gran satisfacción, y es el esperado resultado de un creciente clima de diálogo y buena relación entre la conselleria de Educación, la Presidencia de la Generalitat y las universidades".

La actitud muy conciliadora de Juliá hacia el Consell ha introducido al finalun pequeño matiz: "Todos deben entender que es bien difícil, casi imposible, situarnos al nivel de otros sistemas universitarios más competitivos y aportar valor en el cambio de modelo productivo no sólo sin las necesarias reformas y cambios en nuestras instituciones sino, además, sin los necesarios recursos económicos".

El consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, ha subrayado el nuevo frente común, formado por el Consell y el Consejo Valenciano de Universidades, para exigir la categoría de Campus de Excelencia para el proyecto de la Politécnica, la Universitat y el CSIC. Y para reprochar al Gobierno haber dejado fuera de la carrera al resto de universidades públicas y privadas valencianas, a las que Font de Mora suele referirsecon el mismo énfasis.

El consejero también se ha reservado tiempo para enviar un recado. Tras la aprobación del Plan Plurianual de Financiación, "las universidades tienen la pelota en su tejado"; es la sociedad entera, ha añadido, la que reclamará resultados a cambio de los fondos que recibirán.

En el acto se ha investido doctor honoris causa al astronauta Michael López Alegría. La laudatio ha corrido a cargo del también astronauta Pedro Duque.