Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera demanda por abuso sexual contra un obispo jubilado en Holanda

Un ex seminarista acusa a Jo Gijsen, antiguo prelado de Roermond, de espiarle mientras el joven se masturbaba en su dormitorio

Jo Gijsen, de 78 años y ex obispo holandés de Roermond, ciudad del sur del país, ha sido acusado de abusos sexuales por un antiguo seminarista. Esta vez la demanda es por "haber convertido al querellante en un objeto sexual al haberle mirado, el obispo, medio oculto entre las cortinas del dormitorio estudiantil, mientras el chico se masturbaba". La víctima, de 64 años, tenía 13 cuando sucedieron los hechos.

También acusa a otro sacerdote del seminario por haberle asaltado en tres ocasiones. Es la primera vez que un prelado es objeto de una demanda similar en Holanda, y lo niega en redondo. La demanda ha sido depositada ante la oficina Ayuda y Derecho, abierta por la Iglesia católica nacional para tratar estos asuntos. Sus estatutos contemplan la figura del mirón sexual y lo califican de abuso.

Según otro alumno del mismo seminario, entre 1952 y 1955, el obispo Gijsen se introducía en las camas de los estudiantes, separadas por cortinas, cuando vigilaba los dormitorios. En 1993, el prelado abandonó su puesto por motivos de salud. El rotativo holandés NRCHandelsblad, que ha reportado la noticia, señala que tuvo conocimiento de los abusos cometidos por otro sacerdote en el seminario, pero no hizo nada. Cuando el Vaticano iba a elaborar un informe sobre el particular, Gijsen presentó su dimisión al Papa Juan Pablo II.

En estos momentos, una comisión interdisciplinar investiga los abusos cometidos en el seno de la iglesia católica holandesa. Los hechos estudiados se remontan a 1945 y suma ya unas 900 demandas. Su presidente, Wim Deetman, antiguo ministro de Educación, es protestante.