_
_
_
_

Condenado a 15 años el hombre que apuñaló a una mujer disfrazado de 'ninja'

Jorge S. F. sufre esquizofrenia paranoide. El 16 de abril de 2007, disfrazado de ninja, mató a puñaladas, en pleno paseo de Extremadura de Madrid, a Itziar H. G. Esta mañana, la Audiencia Provincial de Madrid lo ha condenado a 15 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía.

A la hora de apreciar esta agravante, los magistrados han tenido en cuenta el hecho de que el acusado hubiera propinado a la víctima varias puñaladas, que evidencia su intención de acabar con la vida de la joven, y el hecho de que la hubiera atacado de forma "inopinada y sorpresiva", sin darle oportunidad de defenderse.

El tribunal también ha apreciado la existencia de una atenuante de alteración psíquica porque "aunque el procesado se encontraba diagnosticado de esquizofrenia paraniode, no se considera que sus facultades cognoscitivas y volitivas se encontraran gravemente disminuidas o alteradas en el momento de los hechos". Justo lo que distingue la atenuante de la eximente, que hubiera determinado la exención de la responsabilidad penal del acusado. En la sentencia también se indica que los distintos informes periciales "solo determinaron de forma contundente" que la esquizofrenia del condenado no se agravó en el momento de los hechos. Por este motivo, Jorge S. F. cumplirá su condena en prisión y no en internamiento psiquiátrico, como habían solicitado la fiscalía y el abogado del Estado.

Más información
Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de condena al asesino ninja

Jorge S. F., de 34 años, e Itziar H. G., de 26, se conocieron en 2006 en la residencia psiquiátrica de Aravaca en la que ambos estaban internados. Durante los dos meses que duró el tratamiento de ella, ambos mantuvieron una relación sentimental. Cuando Itziar regresó a casa, él no aceptó la ruptura y no paró de hacerle llamadas y regalos. El 15 de abril de 2007 le dijo que tenía un nuevo novio. Él le amenazó con que "le iba a pasar algo malo si no volvían a estar juntos". Al día siguiente se vistió con un traje negro de artes marciales, compró un cuchillo y la esperó durante casi tres horas en su portal. Cuando salió, la persiguió, le agarró del cuello y la apuñaló hasta matarla.

El tribunal descarta que hubiese dicha relación sentimental entre la víctima y el asesino en el momento en que se produjo el crimen. Para ello, se basa en los testimonios de los familiares de Itziar y de los amigos de ambos.

Con la mirada ausente, una voz pastosa y un discurso titubeante e inconexo, Jorge reconoció los hechos durante el juicio, que se celebró el pasado 27 de mayo. Confesó que llevaba tiempo sin tomarse la medicación; que estaba preocupado porque hacía días que las voces que siempre oía "sonaban más fuerte". Cuando mató a Itziar le dijeron "ponte las botas y vamos a atracarla". Tras apuñalarla se dio cuenta de que había cometido un error. Los jueces niegan que no se estuviera tomando la medicación y descartan que cometiera el crimen dentro de un brote psicótico. El condenado era consciente de lo que estaba haciendo, según la sentencia.

Además de los 15 años de prisión, el tribunal ha fallado la inhabilitación del acusado durante todo el tiempo que dure la condena y la indemnización de 120.000 euros para el padre de la víctima.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_