_
_
_
_

Defensa trasladará a Barcelona a niños de países desfavorecidos para tratamiento médico especializado

Un convenio entre el ministerio de Defensa y el hospital Sant Joan de Déu permitirá tratar a pequeños en zonas de conflico que no pueden acceder a servicios médicos

Los militares españoles en misiones internacionales de mantenimiento de paz trasladarán a España a niños que necesiten tratamiento médico especializado, según el convenio que ha firmado hoy la ministra de Defensa Carme Chacón y Manel del Castillo, director gerente del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Este acuerdo, que tendrá vigencia hasta finales de 2012, se suma al Programa Cuidam (Cuídame, en catalán), una iniciativa médico asistencial del centro sanitario que desde hace cinco años ha permitido tratar a más de un centenar de pequeños enfermos procedentes de países menos favorecidos y que carecen de la posibilidad de acceder a este tipo de servicios médicos.

Peter tiene 5 años y vive en Freetown, Sierra Leona. El pequeño estaba muy enfermo a causa de una cardiopatía congénita. Su madre, Teresa, de 25 años, es profesora infantil y ahora ríe sin parar junto con su retoño ya curado. "Cuando comenzó a aprender a caminar vimos que se cansaba enseguida". A la espera del alta, Peter reposa en la cama del hospital, tras la intervención a que ha sido sometido gracias al programa solidario Cuidam.

Desde 2004, el programa Cuidam ha atendido a 104 niños, de las 453 solicitudes recibidas. La mayor parte de casos realizados son de patologías cardíacas, intestinales y ortopédicas. Los motivos más frecuentes para desestimar el traslado son casos por cáncer, patologías crónicas o muy evolucionadas, tratamientos largos y poco resolutivos y los que tendrían dependencia tecnológica posterior al tratamiento, explica el doctor Francisco José Cambra, director del Programa Cuidam (Cuídame, en catalán). "Son niños que si no los tratamos pueden morir en corto espacio de tiempo o si sobreviven lo hacen con una calidad de vida muy mermada", asegura Cambra.

En los tres meses posteriores al terremoto de Haití a principios de año los médicos militares españoles prestaron asistencia a más de 8.300 personas, unas 2.000 niños. Durante el año 2009, además de atender la salud de los efectivos, también asistieron a cerca de 6.500 civiles en Afganistán, Líbano y Bosnia-Herzegovina. Sin embargo, en determinadas ocasiones el personal sanitario militar no puede atender a la población que requiere alta tecnología asistencial.

Mediante la tecnología de telemedicina empleada por Defensa, los médicos de Barcelona valorarán a distancia los casos y estimarán la conveniencia o no del traslado para realizar el tratamiento. Tras un año de negociaciones se ha firmado este convenio, que facilitará los trámites y el traslado de niños y familiares y su regreso al país de origen tras el tratamiento. Este convenio permitirá que más de 60 profesionales sanitarios de las Fuerzas Armadas desplegados en diferentes partes del mundo se conviertan en corresponsales de este programa", afirmó Carme Chacón.

Dani, de dos años de edad, ha estrenado hoy una moto de juguete. "Le encantan", dice Emy, su madre. A través de la ONG Infancia Solidaria en Honduras contactaron con el HSDJ, cuenta Emy, la madre de Dani, con una hermana gemela y otra de 8 años que le esperan para jugar, dice Emy. Renunció a trabajar para poder cuidar al niño, ahora se siente muy aliviada. "Nos decían que se iba a morir. Venía morado completamente, no podía ni caminar y después de la operación tiene un color natural y ya no se cansa", explica Emy. Esperan que en pocos días den el alta y regresen a Honduras. Podrá hacer vida normal y jugar: "Ha sido un cambio rotundo en su vida", añade.

María Lanaja, gestora del Programa Cuidam, explica que además de Peter y Dani, en el hospital se encuentran en estos momentos ingresados otros tres niños procedentes de este programa: una niña con osteomielitis (infección en los huesos) muy grave y un niño, ambos de Sierra Leona, que se recupera de una intervención de un teratoma gigante, un quiste en la espalda de 18 kilogramos. Otro niño de Gambia con una cardiopatía congénita está a la espera de ser intervenido.

Carme Chacón observa cómo juega uno de los niños pacientes del hospital Sant Joan de Déu.
Carme Chacón observa cómo juega uno de los niños pacientes del hospital Sant Joan de Déu.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_