Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sociólogo Javier Elzo avisa sobre la pérdida de libertad

España es "individualista", según la Encuesta de Valores

Seguridad en detrimento de libertad. Es una de las reflexiones a las que ha llegado el sociólogo Javier Elzo tras haber dirigido junto a la responsable del Instituto Vasco de la Mujer, y también colega de profesión, María Silvestre, la Cuarta Encuesta Europea de Valores en España. Y lo más grave para el profesor es que la sociedad lo acepte, no lo cuestione. El estudio, se realizó entre mayo y junio de 2008, con una muestra de 1.500 personas, y se presentó ayer en la Universidad de Deusto. Otra de las conclusiones de la Encuesta es la pujanza del individualismo al mismo tiempo que la sociedad no renuncia a la protección del estado.

Elzo trazó el retrato de los cinco grupos de personas en los que se divide la sociedad, según se desprende del estudio. Destacan, los "autoritarios", que representan al 18,9% de la población, un colectivo emergente en España, de centro derecha y que defiende, entre otras cosas, la pena de muerte. En el polo opuesto se sitúan los "comprometidos", son el 18,8%, abanderan las opciones del centro-izquierda y poseen estudios superiores a la media. Estos últimos, representan, según Elzo, el futuro de España y los que "tirarán" del país junto a los "tradicionales", el 28,6%, personas de centro derecha, mayores, con alta representación entre las mujeres, un colectivo religioso pero también implicado en el futuro del país.

Completan el espectro el "disfrutador", 18,1%, prototipo del "viva la virgen", en palabras de Elzo, una especie de joven encerrado en un adulto, y los "ventajistas", 15,5%, que viven sólo para sí mismos y buscan siempre como sacar provecho de la administración.

Los responsables del estudio destacaron que los tres grandes iconos de la sociedad española son el dinero, la salud y la seguridad. También ha aumentado entre los encuestados la percepción de un sentimiento de felicidad y la importancia del tiempo libre a la vez que se muestran más críticos con el trabajo, si bien la encuesta se hizo antes de la actual crisis económica. España es un país mayoritariamente de centro izquierda con una alta confianza en los servicios públicos.

De la encuesta también se desprende que la sociedad es cada vez más liberal con determinadas conductas privadas como el divorcio, la homosexualidad o el aborto. Pero a la vez más crítica con prácticas como el soborno y las relaciones extra matrimoniales.