Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca duda de que BP pueda controlar el vertido

La compañía aseguró ayer que logrará atajar el derrame de crudo en el golfo de México esta semana.- El petróleo puede discurrir hasta Europa

El Gobierno estadounidense duda de que la petrolera BP, responsable de la platarforma que causó el vertido de crudo en el golfo de México, pueda controlar el derrame en los próximos días, pese a que la compañía afirmó ayer que logrará atajar el derrame "por completo" a lo largo de esta semana. "No estamos al comienzo, llevamos con esto casi un mes, pero tampoco estamos cerca del final", afirmó la secretaria de Seguridad Nacional de EE UU, Janet Napolitano, durante una audiencia en el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado.

Después de tres semanas de intentos fallidos de taponar la fuente del vertido, la petrolera BP, responsable de la plataforma hundida, aseguró que había podido insertar un tubo dentro de la tubería rota, a 1'5 kilómetros de profundidad, desde el que puede retirar 1.000 barriles de crudo al día. Las predicciones más comedidas calculan que el vertido es de 5.000 barriles por jornada, cinco veces mayor de lo que BP es capaz de recoger. El crudo que ha emanado durante los pasados 25 días se mantiene, de momento, hundido en el lecho marino por el efecto de unos disolventes que BP esparce sobre la superficie.

Además, según han avanzado esta madrugada fuentes gubernamentales, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha decidido crear una comisión independiente mediante una orden ejecutiva para investigar el derrame. En su trabajo tendrá en cuenta las investigaciones que ya se han iniciado sobre las causas del vertido y analizará otros asuntos como las prácticas de la industria, la seguridad en las plataformas petrolíferas, las normas reguladoras federales, estatales y locales, la supervisión del Gobierno y las normas medioambientales.

Amenaza para Europa

La gran mancha de petróleo, que en su mayor parte se mantiene bajo la superficie marina, podría unirse muy pronto al flujo de la corriente del Golfo, que discurre por el sur de Florida y la costa atlántica de EE UU, hasta Europa. Según diversos modelos científicos de predicción del comportamiento de las corrientes y de los remolinos en el Golfo, la mancha, difícil de avistar con imágenes tomadas a través de satélites, podría unirse a la corriente de Lazo, que avanza desde la península de Yucatán, en México, a los cayos de Florida, para, eventualmente, cruzar el Atlántico, de forma diluida.

La corriente de Lazo avanza siempre en la dirección de las manillas del reloj, dentro del Golfo, y se conecta a la corriente del Golfo en el sur de Florida, cerca de Cuba. Sin embargo, su trayectoria y forma cambian. En ocasiones discurre muy al norte, rozando las costas de Luisiana, Misisipi y Alabama, y en ocasiones fluye más al sur. En este momento se encuentra lo suficientemente al norte como para poder barrer pronto el aceite de la plataforma hundida Deepwater Horizon, a 68 kilómetros de la costa de Luisiana.

"Los próximos días serán críticos", explica la profesora Villy Kourafalou, profesora e investigadora de la Rosentiel School en la Universidad de Miami. "Hay además, un campo de remolinos que actúa de forma impredecible, que podría arrastrar el petróleo a la Corriente de Lazo. Hay muchas variables en juego, pero si el petróleo se une a la corriente, con uno de los remolinos, viajará muy rápidamente hacia Florida. Es una cuestión de circulación y esa posibilidad ha quedado reflejada en nuestros modelos de predicción".

La empresa carecía de un plan de actuación en caso de vertido en la plataforma que explotaba y ha intentado diversas medidas fallidas, como la colocación de una campana de 78 toneladas sobre uno de los puntos de fuga. La petrolera ha informado al Gobierno de EE UU de que las compensaciones a los afectados no estarán sujetas a un límite de 59 millones de euros que impone la legislación norteamericana. Los analistas consideran que los costes de limpieza y las compensaciones podrían suponer para BP hasta unos 6.000 millones de euros.

Durante el fin de semana, diversos científicos revelaron la existencia de unas columnas gigantescas de petróleo en el lecho marino, de hasta 16 kilómetros de largo. Esos bancos de petróleo podrían unirse fácilmente a la Corriente de Lazo y, de allí, a la del Golfo. "Si la Corriente de Lazo se desplaza hacia el norte, como suele hacer en esta época, entonces ese petróleo puede acabar fácil y rápidamente en el sur de Florida", explica Grenville Draper, profesor de Geología en Florida International University. "El petróleo también se dispersará, y seguramente llegaría de forma mucho más diluida a la costa atlántica".

Primera dimisión en el Gobierno de Obama por el vertido

El director de programas de prospección de petróleo y gas del Departamento del Interior estadounidense, Chris Oynes, renunció a su cargo este lunes, en lo que supone la primera baja en el Gobierno del presidente Obama causada por el derrame de crudo en el Golfo de México. La oficina de Oynes se encarga de los análisis ambientales y de las salvaguardas operativas de los proyectos de exploración petrolera y, según sus críticos, se mostraba demasiado negligente en la concesión de licencias.

Más información