Ya funciona la primera cabina telefónica como punto de recarga para el coche eléctrico

Los vehículos se podrán recargar mediante un enchufe y pago con tarjeta

Las cabinas telefónicas, esos dinosaurios tecnológicos que pueblan las aceras en aparente desuso tras la generalización de la telefonía móvil, tienen un futuro ligado a la vanguardia de la sostenibilidad con la llegada del coche eléctrico. Servirán como puntos de recarga para la nueva movilidad verde. Basta un enchufe y el pago con una tarjeta especial. Esta mañana se inauguraba la primera en España, al lado de la sede de Telefónica de Las Tablas, en Madrid, como fruto de la colaboración entre Endesa y Telefónica.

Está previsto que en diciembre, cuando finalice este proyecto piloto, se hayan instalado equipos de recarga en 30 de las 1.700 cabinas que reúnen las características adecuadas -proximidad a la vía pública principalmente- en la capital. Hasta entonces, las tarjetas de recarga serán gratuitas y las facilitará el Ayuntamiento. La inversión se sitúa entre los 3.000 y los 6.000 euros por cabina que aportarán Telefónica y Endesa. En España hay 15.000 cabinas, de un parque total de 60.000, a las que se puede dotar de esta tecnología sin que ello implique "obra civil adicional", según ha explicado durante la presentación el presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo. La adaptación se hará a petición de los ayuntamientos.

Con este sistema, los propietarios de un coche eléctrico sólo tendrán que enchufar su vehículo a una de estas cabinas e insertar la tarjeta de pago por recarga solicitando el tiempo que deseen -fracciones de una hora hasta un máximo de ocho, tiempo en que la batería tarda en cargarse totalmente, aunque en sólo tres horas ya se completa el 60% de la carga-. El dispositivo de suministro se bloquea automáticamente al enchufar el vehículo, de modo que el propietario del coche no tiene que esperar junto a él hasta que finalice el proceso. No obstante, si quisiera retirarlo antes de que transcurra el tiempo solicitado, podrá hacerlo con la misma tarjeta.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha señalado la necesidad de "romper el círculo vicioso" de que no exista red de recarga porque no existe vehículo eléctrico y viceversa. Ha destacado que los coches eléctricos estarán a disposición de los ciudadanos "en muy pocos meses de una forma real" y que "en muy pocos años los ayuntamientos de la Unión Europea prohibirán la circulación de los vehículos que se alimentan con combustibles sólidos en el centro de las ciudades".

A finales de este año Endesa habrá puesto en marcha 280 puntos de recarga en Madrid, según ha asegurado el presidente de la compañía, Borja Prado, con lo que en 2011 la capital será "la ciudad con la red más extensa del mundo". Gallardón ha señalado que estos se sumarán a los que ya está instalando el ayuntamiento en aparcamientos subterráneos de forma que "en muy poco tiempo, Madrid contará con una red integrada por cerca de 500 puntos de recarga".

Gallardón ha destacado que el Ayuntamiento ha puesto en marcha distintas medidas para favorecer la implantación del vehículo eléctrico, entre ellas la aplicación a estos de la máxima bonificación posible en el impuesto de circulación, que es del 75%. Ha anunciado además que esta bonificación podría aumentar hasta el 100% si prosperase una propuesta, trasladada ya a la Federación Española de Municipios y Provincias, para que el impuesto de cada vehículo se determine de acuerdo con su nivel de contaminación y no con su potencia.

Lo más visto en...

Top 50