Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP comienza a instalar una campana de acero para intentar atajar la fuga de petróleo

La operación llevará varios días y no hay garantías de que funcione.- Los ecologistas critican los dispersantes químicos que se están utilizando para fragmentar la mancha de combustible

A la lucha que se prepara en tierra contra la mancha de fuel que amenaza la costa del golfo de México se une el trabajo contrarreloj en alta mar de los técnicos de BP, que iniciarán la instalación de una enorme campana metálica de 100 toneladas sobre la principal fuente del derrame.

La estructura, de 12 metros de altura y 73 toneladas de peso, succionará el crudo a más de 1.500 metros de profundidad y lo transportará a una nave situada en la superficie. Esta operación, sin embargo, tardará en comenzar ya que la instalación de la campana llevará algunos días y nunca ha sido probada en alta mar. "Si todo se realiza de acuerdo a los planes, deberíamos comenzar a procesar el fluido y detener el derrame a partir del lunes", ha señalado Doug Suttles, jefe de operaciones de BP, quien ha agregado que se trata de una operación "muy compleja y probablemente haya desafíos".

Técnicos de la petrolera lograron el miércoles sellar una de las tres fugas por las que se filtra crudo, lo que se espera facilite la instalación de una estructura de acero. Tanto BP como la Guardia Costera estadounidense siguen insistiendo en que el taponamiento no detendrá el flujo total de petróleo, que se estima ronda los 800.000 litros diarios, más de 5.000 barriles de crudo, aunque expertos de la industria petrolera advierten de que el derrame podría superar los 40.000 barriles (6,4 millones de litros) diarios.

La propia petrolera ha admitido que el derrame está fuera de control y es imposible cuantificar las toneladas de combustible que está liberando la plataforma hundida cada día. En 13 días podría superar al provocado en 2002 por el buque Prestige en Galicia, que fue de 77.000 toneladas.

Los métodos empleados para dispersar la mancha que flota en el golfo han sido críticados duramente por los ecologistas. Varios grupos han tachado "de agresivos y perjudiciales para el medio ambiente" los dispersantes químicos empleados por BP, según informa The New York Times. El debate entre los ecologistas y los científicos se centra ahora en si el remedio puede ser peor que la enfermedad: si los dispersantes químicos también causarán un grave daño al medioambiente y si conseguirán minimizar el impacto de la mancha de fuel.

En estado de alerta

La mancha está cada vez más cerca de las costas de Luisiana, a merced del viento y las corrientes marinas. La directora del Servicio de Guardacostas, contralmirante Mary Landry, ha informado de que el exterior de la mancha negra estaba el miércoles por la noche "muy cerca" de las islas Chandeleur y el delta del río Misisipi, en el sureste de Luisiana.

El tiempo previsto para los próximos días será favorable para los miles de voluntarios que ya están movilizados en las costas de Alabama, Florida, Misisipi y Luisiana. Las autoridades locales continuarán hoy instalando barreras flotantes minimizar el impacto del derrame. La marea de crudo amenaza no sólo los hábitat de centenares de especies terrestres y marinas de los estados de Luisiana, Misisipi, Florida y Alabama, sino también sus industrias pesqueras y turísticas en lo que el Gobierno del presidente Barack Obama ha calificado como una catástrofe nacional.

Diario de la crisis

- Reparación. BP ha logrado cubrir una de las fisuras con una válvula a presión, aunque el petróleo sigue contaminando el agua.

- Fugas. La petrolera espera cubrir hoy un segundo boquete con una campana de cemento y acero. Si la campana se ajusta con éxito sobre la segunda fuga, construirá otra idéntica para la tercera fuga.

- Alcance. En el Congreso de Estados Unidos, British Petroleum ha admitido que la fuga podría alcanzar entre 40.000 y 60.000 barriles de crudo diarios.

- Investigación. El Congreso ha anunciado tres audiencias en el Senado y la Cámara de Representantes, la semana que viene, para seguir investigando el accidente.

- Ayudas. BP ha ofrecido un paquete de ayudas de 77 millones de euros a los Estados afectados para ayudar con las tareas de limpieza.

- Despliegue. La petrolera tiene desplegados en la zona 170 barcos y un carguero con capacidad para 130.000 barriles.

- Impacto. Hasta la fecha, 35 tortugas han aparecido muertas en diversas playas y zonas costeras del Golfo. La prohibición de pescar en aguas federales al este del delta del río Misisipi ha ocasionado que se acabe el suministro de ostras en diversos puntos de Florida.

- Contaminación. El Gobierno del Estado de Luisiana asegura que la mancha de crudo ha tocado ya las islas Chadeleur.

- Protección. Los pescadores de la localidad de Plaquemines Parish distribuyen ya barreras para proteger el delta del río Misisipi.

- Amenaza. Expertos de la Universidad de South Florida estiman que la mancha podría llegar a los cayos de Florida.

Más información