Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El obispo de Castellón califica de "inadmisible" el presunto caso de pederastia en los carmelitas

Casimiro López "comparte y corrobora" la "colaboración con las autoridades judiciales para el esclarecimiento de los hechos"

El obispo de la diócesis de Segorbe-Castellón, Casimiro López, ha mostrado hoy su "consternación" por el presunto caso de abusos sexuales a un menor por parte de un integrante de la orden de los Carmelitas Descalzos de Castellón y ha asegurado que, de ser veraces los hechos denunciados, "son inadmisibles en la Iglesia y en la sociedad". En un comunicado difundido hoy, Casimiro López dice unirse "al dolor de la víctima, de sus padres y la familia", y pide "perdón".

"Un solo caso de abuso por parte de un sacerdote es inaceptable y es motivo de profundo dolor por la víctima, por la infidelidad del sacerdote a su ministerio y por el debilitamiento de la misma Iglesia, llamada a ser santa", indica. La nota del Obispado advierte de que casos como este "no pueden poner bajo sospecha poco menos que a todos los sacerdotes, ni la disciplina del celibato por la que se rigen".

El Obispado explica que los superiores de la orden comunicaron ayer a Casimiro López las medidas que pensaban tomar tanto "en el ámbito eclesial como civil". El obispo asegura que son los superiores de la orden en la provincia los "competentes para cualquier actuación, tanto en foro eclesial como estatal, al no residir ya [el acusado] en la diócesis ni tener ningún ministerio encomendado en la misma". El Obispado "comparte y corrobora" la "colaboración con las autoridades judiciales para el esclarecimiento de los hechos".

La orden de los Carmelitas Descalzos trasladó ayer a la Fiscalía de la Comunidad Valenciana un posible caso de pederastia en el que estaría implicado uno de sus frailes, según desveló la Cadena Ser. Los hechos se produjeron en 200,7 pero los carmelitas no han tenido conocimiento del caso hasta hace unos días, cuando los padres de la víctima trasladaron al vicario general de la orden la situación sufrida por su hijo cuando ejercía de monaguillo en el municipio de Burriana (Castellón).