Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consejos sociales piden una universidad más competitiva y eficiente

El rector de la Hispalense rechaza que la enseñanza superior esté obligada a la rentabilidad económica

Los consejos sociales de las universidades públicas españolas quieren participar en el debate sobre el futuro de la educación abierto en nuestro país. Aspiran a ser "aliados del cambio que permita que España no se quede relegada en la construcción de la nueva sociedad del conocimiento", según el manifiesto aprobado durante el seminario que ha celebrado en Sevilla la Conferencia de Consejos Sociales durante el 15 y el 16 de abril.

Los consejos sociales son los órganos de las universidades públicas en los que están representados también los agentes sociales. Muchos están presididos por empresarios.

El manifiesto presentado en Sevilla aboga por hacer las universidades "más competitivas, más eficientes, más internacionales y más incardinadas en la sociedad". Esta organización, presidida por Joaquín Moya, también considera "ineludible analizar y debatir si las actuales formas de gobierno, de gestión y de organización responden a una Universidad que necesitamos que sea eficiente, excelente, competitiva e internacional".

Los consejos también han mostrado su apoyo a la intención del Gobierno central de alcanzar un pacto en la enseñanza: "La educación sigue siendo nuestra asignatura pendiente y, aunque no es poco el camino avanzado durante los últimos 30 años, es aún mucho lo que nos queda por recorrer".

Respecto a la financiación prevista en la denominada Estrategia Universidad 2015, los consejos han mostrado su "inquietud por la ausencia de algunas iniciativas más audaces encaminadas a atajar las actuales ineficiencias del sistema".

En la clausura del encuentro participó el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque. Abogó por que "las empresas estén dentro de la Universidad", aunque no en el "puente de mando". Respecto a los modelos de financiación, Luque sostuvo que la Universidad está obligada a alcanzar la "rentabilidad social" pero no a la económica, como otros servicios básicos como la Sanidad.