Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cumbre de la mujer se cierra con 10 compromisos contra la discriminación

La Declaración de Valencia reclama más maestras, más liderazgo político y partos más seguros

El V Encuentro España-África de Mujeres por un Mundo Mejor que hoy ha concluido en Valencia ha presentado un decálogo de compromisos dirigido a combatir la discriminación y la violencia contra las mujeres. En el ámbito del acceso de las mujeres a la política se creará un programa permanente de liderazgo político y social en el Centro Regional de Bamako, que se abrirá en los próximos meses. Para mejorar la educación, se impulsará un programa de formación, organizado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España, cuya función será incrementar el número de maestras en diversos países africanos. Además, para hacer frente a las pobres condiciones en las que se atiende a la mujer en el parto, sobre todo en el área subsahariana, (se estima que mueren unas 250.000 mujeres africanas por motivos relacionados con la maternidad) se pondrá en marcha un programa de formación de matronas y enfermeras. [Lee aquí la Declaración de Valencia ]

Junto a estos objetivos, también existen compromisos relacionados con la gestión agrícola, la promoción empresarial, impulsar las fórmulas de microcrédito o estrechar lazos con otras organizaciones regionales e instituciones africanas.

El acuerdo aborda también el lanzamiento del Plan Estratégico Mujeres por un Mundo Mejor (2010-2013), un documento que pretende recoger la experiencia acumulada en los cinco encuentros que ya se han celebrado y servir de marco estable donde impulsar las actividades relacionadas con la protección de los derechos de las mujeres. Las asistentes se han dado un año para perfilar un documento definitivo que aborda la participación política y social de las mujeres, el desarrollo económico, los derechos sexuales y reproductivos o la extensión del derecho a la educación, como principales áreas.

Al acto de clausura asistió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien anunció su compromiso de mantener la ayuda internacional al desarrollo que aporta el Gobierno de España a pesar de la crisis. "La lucha por la igualdad es la lucha contra la pobreza", comentó, además de declarar su "inclinación y cercanía personal por esta causa, una causa que no es solo de las mujeres, sino que es la causa de todos". "La participación política y social de las mujeres modifica el paisaje moral de los pueblos, las relaciones de convivencia y les da una madurez que previene al futuro de los errores del pasado", declaró Zapatero. [Lee aquí su discurso íntegro ]

En la primera intervención de la mañana, la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, describió a la mujer como un "factor esencial" para el progreso económico y social de un país "debido a su capacidad para generar nuevas líneas de actuación política" y su creencia en el consenso "más allá de la primacía del ego". La mujer "debe de participar, cada vez más, como un actor decisivo en la política", porque "cuando una mujer entra en política, cambia la mujer, pero cuando muchas mujeres entran en política, cambia la política". Su aportación "genera nuevos temas" y "los contenidos de las agendas" gubernamentales son "distintos", explicó.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá acudió al acto de clausura después de amenazar ayer con no hacerlo tras el incidente que protagonizó ayer al aprovechar su intervención en la apertura del encuentro para dar la bienvenida en nombre del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que "no ha sido convocado a este acto". Más tarde, la alcaldesa de Valencia comentó que este hecho era un "desprecio intolerable" y acusó al Gobierno, organizador del encuentro, de querer patrimonializar la reunión.

Mira aquí el documental 'Ellas son... África': cuatro historias de la vida cotidiana de mujeres africanas