Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Sí, quiero"

La capital de EE UU celebra sus primeras bodas gays

Rebecca le ha dado el sí, quiero a Delia. Y Candy a Darlene. Y Rocky a Reginald. Ayer se han celebrado las primeras bodas gays en la capital de EE UU, Washington. Con una frase final de "yo os declaró compañeros para el resto de vuestra vida", la reverenda Sylvia Sumter unió en matrimonio a dos hombres. Desde que la semana pasada entrara en vigor en el distrito de Columbia la ley que permite las bodas entre personas del mismo sexo, se ha tenido que cambiar el cierre verbal en los enlaces. Desde ahora ya no se pronuncia el tradicional "yo os declaro marido y mujer". La nueva rutina es: "Yo os declaro legalmente casados".

En una jornada normal, las salas de los juzgados de Washington suelen celebrar entre cuatro y seis casamientos por día. Pero para las próximas semanas, las reservas han aumentado hasta 10 o 12, debido a la nueva demanda de bodas gays. "El día de hoy es un sueño", declaró Angelisa Young a la agencia Associated Press. Washington es el sexto lugar de EE UU en el que se permiten los matrimonios de homosexuales. Los Estados de Connecticut, Iowa, Massachusetts, New Hampshire y Vermont también conceden ese derecho a sus residentes.