Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abusos sexuales en el coro de la catedral de Ratisbona que dirigió el hermano del Papa

Georg Ratzinger asegura que nunca tuvo conocimiento de casos de pederastia en el grupo entre 1964 y 1993

Crece día a día el escándalo sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia católica alemana. Hoy, nuevas e inquietantes revelaciones han llegado a las páginas de los periódicos. El Obispado de Ratisbona ha afirmado en un comunicado colgado en Internet que fueron cometidos abusos sexuales en el ambiente del coro de jóvenes de la catedral de la ciudad en los años en los que el grupo era dirigido por Georg Ratzinger, hermano del Papa Benedicto XVI.

El actual obispo de Ratisbona, monseñor Ludwig Mueller, ha difundido en la Red una "carta a los padres" en la que se informa de los abusos. Georg Ratzinger ha asegurado hoy en declaraciones a una radio de Baviera "no tener conocimiento" de casos de pederastia.

Las revelaciones llegan después de que la Conferencia Episcopal alemana encargara el obispo Stephan Ackermann abrir una investigación sistemática en la Iglesia y en las escuelas religiosas para aclarar lo sucedido en una política de tolerancia cero con los abusos sexuales.

Los abusos en el coro de Ratisbona, un conjunto de fama mundial, tuvieron lugar durante 15 años, desde 1958 hasta 1973, según fuentes eclesiásticas. Georg Ratzinger fue director del coro entre 1964 y 1993. Según monseñor Mueller, cuatro educadores estarían de momento involucrados. Entre ellos, el entonces director del internado que alojaba a los jóvenes coristas, que confesó los hechos y fue condenado. Murió en 1984. Sin embargo, el arzobispado de Ratisbona promete ahora aclarar todos los casos.

La ola de denuncias sobre acoso sexual sufrido por escolares, estudiantes y seminaristas en diversos centros educativos dependientes de la Iglesia católica alemana se inició a finales de enero cuando el director de un colegio jesuita de Berlín informó a los ex alumnos de casos de pederastia acontecidos entre los años 60 y 80. Desde entonces, día a día se conocen nuevos.

Benedicto XVI ha confirmado que la semana que viene recibirá en el Vaticano al presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el obispo Robert Zollitsch, para abordar el escándalo, entre otras cuestiones. Tras las nuevas revelaciones de hoy, la cita adquiere un nuevo significado.

El caso alemán se suma al irlandés, con miles de abusos a menores cometidos durante años por curas católicos. El escándalo en Irlanda surgió tras conocerse el Informe Ryan, que desveló que miles de menores fueron objeto de abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales irlandesas regentadas por religiosos católicos durante casi 70 años. Otra investigación, el Informe Murphy , sacó a la luz que durante los últimos 30 años por lo menos 400 niños fueron víctimas de abusos cometidos por 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín.