Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concluye el segundo trasplante de cara de España tras 30 horas

Un equipo de treinta especialistas del hospital Virgen del Rocío de Sevilla finaliza la intervención

Tras una intervención de 30 horas, un equipo médico del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, coordinado por el doctor Tomás Gómez, ha concluido a las cuatro de la madrugada la segunda operación de trasplante de cara de España y la novena del mundo, según ha informado la Consejería de Sanidad de Andalucía en un comunicado. La identidad y el sexo del donante y del receptor se mantienen reservados para garantizar la seguridad de los pacientes. Se facilitarán más datos cuando sea "clínicamente posible", según fuentes sanitarias.

En la operación han intervenido cinco cirujanos plásticos, cuatro cirujanos maxilofaciales, tres anestesistas, un oftalmólogo, tres médicos residentes (cirugía plástica, cirugía maxilofacial y oftalmología) y seis profesionales de enfermería y un anaplastólogo. Como apoyo han participado los servicios de cuidados críticos, radiología, inmunología, bioquímica, hematología y microbiología, en las tareas de apoyo diagnóstico y asistencial complementarios previos a la cirugía. El protocolo de alerta se activó pasadas las 21.00 horas del pasado lunes, y la extracción del tejido de la estructura facial del donante comenzó a las 5.30 horas de la madrugada del martes. A continuación, se procedió al trasplante.

El hospital no dará más datos sobre la operación hasta conocer la evolución del estado del paciente y "sólo bajo criterios estrictamente facultativos, atendiendo a la evolución del paciente y velando por su bienestar y recuperación, que son los objetivos de esta intervención, se dará cuenta de las novedades que se produzcan así como de los detalles de la intervención", señala el comunicado. "Entendiendo que en todo momento vamos a garantizar el derecho a la información pero sin interferir en la normal asistencia clínica del paciente", añade la nota.

Las próximas 72 horas son cruciales porque existe un periodo crítico de rechazo por parte del paciente, según ha advertido la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero, en una breve comparecencia ante los medios. Tras expresar el "orgullo" del sistema sanitario público andaluz por el trasplante de "estructura facial", ha subrayado que no se facilitarán detalles sobre esta "compleja" interveción quirúrgica hasta que pase un plazo prudencial de tiempo y ha anunciado actuaciones legales por la filtración de datos sobre el receptor, según informa EFE.

Montero ha recordado que la legislación vigente prohíbe terminantemente proporcionar cualquier información que permita identificar al donante o al receptor, salvo que exista un expreso consentimiento por parte de los afectados o de sus familiares, y ha pedido a los medios informativos que respeten el derecho a la confidencialidad.

Según Montero, el receptor de este "trasplante de estructura facial" (expresión que recomiendan las autoridades y los comités de ética de trasplantes) era el caso "más prioritario" de los existentes en el sistema sanitario público andaluz y dio su consentimiento a esta operación el pasado septiembre. La consejera ha confirmado que existe otro receptor potencial de un trasplante de estructura facial en Andalucía que ya se está sometiendo al tratamiento previo.

Tras el hospital La Fe

Ésta es la segunda intervención de este tipo tras la operación pionera del equipo del hospital La Fe de Valencia liderado por el doctor Pedro Cavadas, que practicó en agosto pasado el primera trasplante de cara de España . Entonces, el receptor fue un hombre de 43 años que recibió los tejidos faciales de otro hombre de 35 años, fallecido en un accidente de tráfico.

La Organización Nacional de Trasplantes dio en junio pasado el visto bueno a las dos primeras operaciones de esta naturaleza en España en La Fe de Valencia y en el Virgen del Rocío de Sevilla, centros que ya tenían un paciente candidato.

Una operación compleja

El proceso de trasplante de cara tiene dos partes, de una gran complejidad. La primera, extirpar los tejidos que se quieren trasplantar, con sus vasos sanguíneos y sus terminaciones nerviosas. La segunda, adaptarlos al receptor. Antes de todo ello, hay un paso previo con un alto coste emocional: que la familia del candidato a donante dé el permiso para la intervención. Aunque España es uno de los países con una menor tasa de negativas familiares para permitir que se extraigan órganos de un cadáver para implantarlos en otra persona, la tasa de respuestas negativas se sitúa en el 17%. Y en el caso de una cara, la decisión es aún más complicada.

Los receptores no reciben los rasgos faciales de sus donantes porque los tejidos se adaptan a la estructura ósea del receptor. Además de los dos de España, sólo se han realizado otros siete trasplantes de cara en todo el mundo: cuatro en Francia, dos en Estados Unidos y uno en China.