Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva plaza para Euskadi

El Gobierno vasco presenta su nueva web, Irekia - La página será la herramienta directa entre el Ejecutivo y los ciudadanos

Una web para reemplazar las plazas del pueblo de antaño, una página para simular el ágora de una sociedad occidental en la que la forma de generar debates pasa por adaptarse al individualismo y las nuevas tecnologías. Con cuenta atrás incluida, el Gobierno vasco presentó ayer su nueva web, Irekia-Gobierno abierto, a golpe de danza contemporánea, interacción entre varios consejeros y los ciudadanos y un llamamiento a la participación en una herramienta que busca diluir las distancias entre gobernados y gobernantes.

Irekia se inauguró ayer como la herramienta 2.0 necesaria para facilitar la transparencia y la "corresponsabilidad" para construir Euskadi. El acto se celebró ante más de un centenar de personas, entre políticos, blogueros y profesionales de las nuevas tecnologías, que se acomodaron en cien sillas, todas diferentes y situadas al mismo nivel simbolizando pluralidad y cercanía.

Tendra espacios de las consejerías, un área multimedia, 'blogs' y agenda

Twitter registró en dos horas más de 50 comentarios sobre la página

La web cuenta ya con espacios propios de cada consejería, una conversación de Twitter en la que dos horas después de comenzar el evento adivinaban el precio del acto, una hemeroteca, una agenda, un área multimedia y un espacio para blogs y redes sociales. Y mucho espacio por construir, porque Irekia es una herramienta que, tal y como subrayó el lehendakari, estará en constante movimiento: "nada es definitivo, lo que venga después queremos que sea decidido con vosotros", explicó.

Irekia, el segundo intento del Ejecutivo de lanzar una página de este tipo, se enfrenta ahora a los desafíos de cualquier web más los añadidos de la complejidad de su objetivo. Y es que tendrá que lidiar con grandes cantidades de información que podrán colgar en ella los departamentos y con el abundante número de sugerencias, críticas, preguntas y debates. O con la escasa disponibilidad de tiempo de sus más altos representantes para participar y con el poco interés ciudadano.

De estas dificultades charlaban minutos después de la presentación dos jóvenes, un bloguero y un usuario de Twitter, que habían retransmitido el acto en esta misma red social. "Os hacemos la competencia, somos los nuevos ciberperiodistas", bromeaba uno de ellos con los medios, repitiendo una frase de López. En el espacio de redes sociales, dos horas después de la presentación ya se contabilizaban más de 50 comentarios. Los primeros se referían a la retransmisión del acto, ya que los primeros minutos se mostraron sin sonido. Entre los asistentes físicos y los virtuales, reinaba la precaución: "vamos a darles por lo menos una semana antes de opinar", indicaban. Euskadi tiene ya su propia plaza, ahora sólo falta llenarla de personas, debates y conversación permanente por ambas partes.