Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de medicamentos sin receta caen en lo que va de año un 4%

Los fabricantes piden que no se subvencionen los tratamientos para síntomas menores

La crisis ha originado un curioso cambio en el patrón de consumo de fármacos de los españoles. Los pacientes dejan los medicamentos sin receta (de los que tienen que pagar el 100%), y se pasan a los de prescripción (pagan el 40%, menos los jubilados, para los que son gratis, o los funcionarios de Muface, que pagan el 30%), según los datos de la patronal del sector, Anefp (Asociación para el Autocuidado de la Salud). En concreto, la disminución en lo que va de año es del 4% de unidades. En concreto, de enero a septiembre se ha pasado de 97 a 93 millones de cajas. En cambio, el importe ha crecido un 5,36%.

Las categorías que experimentaron una mayor caída en la venta de unidades fueron las de analgésicos (14%), productos de tratamiento bucal (12%) y tónicos y estimulantes (10%). Las únicas que experimentaron un crecimiento en sus ventas de unidades fueron los productos de relajación, sueño y equilibrio emocional (3%), los de control de hábitos (2,8%), los fármacos para el aparato digestivo y los trastornos intestinales (0,5%) y los otológicos (0,32%).

"En un escenario de crisis y de alto nivel de paro, las personas, ante un síntoma o patología menor, optan por acudir al médico a por una receta médica de un medicamento financiado en lugar de adquirir un medicamento publicitario en la farmacia", ha dicho el presidente de Anefp, Jaume Pey. Esto es posible porque en el sistema sanitario español se da la paradoja de que hay medicamentos similares para síntomas leves que se encuentran en ambos grupos, los que se pueden vender sin receta y los que necesitan prescripción.

Para la patronal, esta tendencia supone una carga extra para la sostenibilidad del sistema sanitario. El sector siempre ha abogado por un fomento de este tipod e medicamentos, ya que, al no estar subvencionados, podría ser un ahorro para las comunidades. Otras propuestas son "la inclusión de las dispensaciones de medicamentos publicitarios en la receta electrónica, la posibilidad de que los médicos pueden prescribir medicamentos sin receta, como ya sucede en otros países de nuestro entorno". También piden que se dejen de financiar medicamentos para síntomas leves, aunque son conscientes de que ello generaría rechazo.