Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El joven al que se culpó de la muerte de la hija de su novia en Tenerife recibe asistencia médica

El hombre está "derrumbado", según su abogado.- La niña, de 3 años, será enterrada mañana en Madrid

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Diego P.V., el joven de 24 años al que se culpó de la muerte de la hija de su novia en Tenerife, está recibiendo asistencia médica al "hundirse" por el fallecimiento de la menor, ha informado su abogado, Plácido Peña. El hombre quedó en libertad sin cargos el pasado sábado después de que se confirmase que las lesiones sufridas por la niña, Aitana, de 3 años, no fueron producto de malos tratos, sino fruto de una caída que la pequeña tuvo unos días antes de su muerte mientras jugaba.

Peña ha dicho que el estado de su defendido es "tremendo" y que está "derrumbado", ya que a su dolor por la muerte de la niña, se ha unido su detención. La menor será enterrada mañana en Madrid acompañada de su familia más cercana. El letrado ha indicado que Diego P.V., que tenía previsto comparecer públicamente en estos días, ha suspendido esta posibilidad debido a su estado anímico.

Peña ha señalado que, a día de hoy, "sólo los medios de comunicación [algunos de los cuales no respetaron la presunción de inocencia de Diego P.V.] están siendo humildes y reconocen los errores". La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha hecho público un comunicado en el que asegura que en todo momento se respetó la confidencialidad y no se dieron datos personales.

Hace una semana, la profesora de la niña se percató de unos arañazos en la cara por los que preguntó a su madre, según relató el director del centro escolar. La respuesta dada por la madre fue que la pequeña se había caído ese fin de semana y que en Urgencias del Centro de Salud de El Mojón restaron importancia a la caída. El martes, Diego P.V. y la madre de Aitana llevaron a ésta a Urgencias al ver que no respiraba. El jueves por la noche la niña perdía la vida. En un primer informe médico se aseguró que las lesiones de la pequeña podían ser compatibles con malos tratos y abusos sexuales, y se dio parte a la Guardia Civil, lo que motivó la detención de la pareja de la madre de Aitana.

Diego P.V., al igual que la madre de la niña, defendió en todo momento que la pequeña se había caído el sábado 21 de noviembre. La autopsia corroboró cada uno de los argumentos dados por Diego P.V., explicando que los golpes eran propios de caídas, que la muerte la produjo un golpe en la cabeza de unos 5 o 6 días de antigüedad y que las supuestas quemaduras detectadas en distintas zonas de su cuerpo eran una reacción alérgica a una crema. También quedó descartado que la menor hubiera sufrido abusos sexuales.