Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Fernández deja la presidencia de RTVE por "motivos personales"

Su renuncia se hará efectiva el 23 de noviembre.- "La radiotelevisión pública es ahora más independiente, plural y rigurosa", ha señalado

El presidente de RTVE, Luis Fernández, ha señalado hoy que su dimisión se debe a "motivos personales" y que se hará efectiva el 23 de noviembre. A partir de entonces, el consejo de administración de la compañía podrá nombrar al nuevo presidente, el ex ministro de Defensa Alberto Oliart . Fernández ha añadido que se va con la satisfacción de ver que el relevo está garantizado con una persona "de consenso, valía y brillantez". Oliart, de 81 años, deberá ser previamente designado consejero de la Corporación por el Pleno del Congreso (con una mayoría de dos tercios) y comparecer en la comisión mixta de control para ser sometido a un examen sobre su idoneidad por parte de los diputados y senadores que integran dicha comisión.

En una conferencia de prensa posterior al consejo, Fernández ha indicado que el balance de sus tres años en el cargo es positivo. "La radio y la televisión española es ahora más independiente, plural y rigurosa", ha señalado. Preguntado sobre si habría aceptado el cargo sabiendo que TVE no iba a tener publicidad, contestó que sí, que habría aceptado el cargo porque no está en contra de esa ley.

Además, ha insistido en que es el Parlamento el que ha decidido las leyes, en referencia a la Ley de Financiación de RTVE, y que las decisiones del Parlamento son "irrefutables". "Estamo obligados a cumplirlas".

El periodista aseguró que ni el PSOE ni el PP, que hace tres años pactaron su designación al frente de RTVE, le han expresado que se sientan "decepcionados" por el hecho de que ahora haya decidido abandonar el cargo a mitad del mandato para el que fue elegido. Agregó que aún no tiene decidido su futuro profesional, aunque dijo que estará en Estados Unidos, donde trabajaba antes de incorporarse a RTVE.

La salida de Fernández se produce tres meses después de que el Parlamento haya aprobado una ley que revoluciona la televisión pública. Además de erradicar la publicidad, el nuevo modelo obliga a emitir programas de servicio público y a confeccionar una parrilla diferente a la de las televisiones comerciales. Tras destacar el liderazgo de TVE en términos de audiencia, el periodista sostuvo que ahora existe "un marco legal presupuestario para seguir contando con el favor de la audiencia".