Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lanzado el 'Deimos 1', satélite español de observación de la Tierra

Pedro Duque, director de la empresa dueña del artefacto, muestra su satisfacción por la misión

A las 20.46.23 de este miércoles, exactamente a la hora prevista, ha sido lanzado desde la base espacial rusa de Baikonur el satélite Dniepr con el satélite Deimos 1, el primer satélite privado español de observación de la tierra. A 680 kilómetros de altura, cuando iba a una velocidad de 27.400 kilómetros por hora, el artefacto se ha separado del lanzador y ha empezado su órbita en solitario. A bordo del Dniepr, un misil balístico reconververtido en lanzador y comercializado por Ucrania, iban seis satélites: tres muy pequeños, incluido el Nanosat1B del Ministerio de Defensa, y otros tres del tipo del Deimos 1. La liberación de los satelites se ha producido sobre el océano pacífico, al norte de Madagascar. En total la carga puesta en órbita ha sido de 260 toneladas. De ellas, 500 kilos corresponden a los seis satélites y 100 únicamente al Deimos 1.

Pedro Duque, astronauta de la Agencia Europea del Espacio (ESA) en excedencia y director de la empresa Deimos Imaging, propietaria del Deimos 1, ha presentado toda la secuencia del lanzamiento desde el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), donde está el centro de control de la misión. "Estoy muy contento. Para llegar hasta aquí hemos tenido que aprender muchas cosas, como siempre que se hace algo por primera vez. Por ejemplo, hemos tenido que aprender cómo diseñar y encargar privadamente la construcción de un satélite y cómo comprar un cohete". El astronauta ahora excedencia ha señalado que "dentro de 10 ó 15 días ya tendremos datos útiles del Deimos 1 para empezar a trabajar con la información".

Tras el lanzamiento, el siguiente momento crítico es la primera comunicación con el satélite, prevista para esta medianoche, en el primer pase en su órbita visible desde el centro de Boecillo, o una hora y media después en la siguiente órbita. Una antena de casi seis metros de diámetro se ha instalado junto a la sala de control para captar las señales del Deimos 1 y enviarle las órdenes pertinentes. El satélite va vacío de software, por lo que los ingenieros de Deimos Iimagin lo primero que tienen previsto para esta madrugada es enviarle la orden de encendido del sistema energético de a bordo y luego encender el ordenador. El satélite esta diseñado para funcionar cinco años, pero sus responsables confían en que tenga una vida útil más larga.

Las aplicaciones del Deimos 1 son muy amplias. "Estos datos de observación de la tierra nos permiten confeccionar informes sobre campos agrícolas para mejorar las cosechas, o en la vigilancia de incendios forestales podemos hacer un seguimiento continuo del territorio antes del fuego, durante el mismo en tiempo real y después, definiendo la tierra quemada con una perimetría exacta", ha explicado Miguel Belló Mora, director de Deimos, la empresa matriz de Deimos Imaging. Otros ejemplos de aplicaciones que ha puesto son el control de barcos piratas en cualquier océano del mundo, la vigilancia de barcos de inmigrantes ilegales o el seguimiento del urbanismo y los espacios naturales, el control de la pesca para mejorar su eficacia y para proteger los stocks, el control de vertidos ilegales, etcétera. Los clientes potenciales de esta iniciativa son las administraciones locales, nacionales o internacionales, o empresas privadas o agricultores.

El plan de Deimos Imaging es suministrar a sus clientes no datos brutos de satélite sino informes completos adaptados a sus requerimientos y necesidades. Para ello es clave la colaboración en el proyecto de los expertos del Laboratorio de Teledetección de la Universidad de Valladolid. Deimos ha colaborado con la Junta de Castilla y León, así como con la Administración central en toda la fase de diseño y desarrollo de este sistema espacial.

"A partir de hoy España puede ofrecer las ventajas de la observación de la Tierra desde el espacio, tanto para aplicaciones en el país o en cualquier parte del mundo", ha Duque. "El Deimos 1 es el satélite ideal para ayudar al control del medio ambiente tanto a escala local como mundial, en particular puede tener un papel muy relevante en el seguimiento del estado del territorio y de los bosques del planeta y asegurar su conservación". El astronauta ha contado que desde el espacio, desde la Estación Espacial Internacional, no es cierto que se vea la muralla china fácilmente, como dice la leyenda popular, "lo que más claramente se ve es la acumulación de toldos de los invernaderos de Almería".