Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Hubble' fotografía la marca del impacto en Júpiter

El telescopio espacial capta detalles de las turbulencias atmosféricas creadas allí

El telescopio espacial Hubble ha vuelto a demostrar el gran telescopio que es y, como no podía ser menos, ha fotografiado la zona del polo sur de Júpiter donde se descubrió, el pasado día 19, la marca de un impacto, seguramente un cometa. "La capacidad del Hubble para tomar imágenes, realmente exquisita, revela una riqueza sorprendente de detalles en la zona del impacto", comenta Heidi Hammer, del Instituto de ciencia Espacial en Boulder (Colorado). "Comparando estas imágenes con los datos que hemos tomado desde Tierra en otras longitudes de onda, nuestras información tomada con el Hubble permitirá comprender qué está pasando exactamente con los restos del impacto".

Las imágenes de Júpiter, además, suponen el 'estreno' del telescopio espacial después de su última reparación y modernización, que realizaron los astronautas el pasado mes de mayo. Desde entonces, los especialistas han estado probando y calibrando los nuevos detectores instalados en el observatorio en órbita y la NASA no había mostrado aún resultados. La fotografía de Júpiter se tomó ayer con la nueva Wide FieldCamera 3, pese a que no se ha terminado aún su calibración. Matt Mountain, director del Instituto Científico del Telescopio Espacial, en Baltimore, ha concedido tiempo de observación al equipo de Hammer dado el interés que el fenómeno de Júpiter presenta.

La marca fue descubierta por el astrónomo aficionado australiano Anthony Wesley y se formó cuando un cometa o un asteroide se zambulló en la atmósfera de Júpiter y se desintegró. Sólo una vez antes se había presenciado un fenómeno así, cuando hace justo 15 años, varios fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9 fueron precipitándose en el planeta gigante del Sistema Solar. Los impactos se produjeron en la cara de Júpiter no visible desde la Tierra, pero se habían observado con detalle los fragmentos del cometa y se conocían sus características, y las marcas que dejaron en la atmósfera joviana se siguieron al detalle las marcas que iban dejando a medida que el planeta giraba y exponía las 'cicatrices'. La información tomada entonces de este raro fenómeno está permitiendo ahora, por comparación, calcular el tamaño del objeto de impacto y otras características,

"En los detalles que se ven en las observaciones del Hubble se aprecian grumos en la zona donde de desintegró el cometa debito a las turbulencias atmosféricas allí", explica Amy Simon-Milles, de la NASA, en un comunicado de esta institución. El tamaño estimado del objeto, añade, es equivalente a varios campos de fútbol y la fuerza de la explosión fue varias veces superior a la del supuesto cometa o asteroide que explotó sobre Siberia, en Tunguska, en junio de 1908.