Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González Jurado: "La muerte de Ryan es un punto y aparte en la sanidad española"

El presidente del Consejo General de Enfermería defiende que la enfermería española está entre las primeras del mundo pero que adolece de déficits estructurales importantes

La muerte de Ryan, el bebé fallecido debido a una negligencia profesional en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid , obliga a una profunda revisión del sistema de salud pública española, según ha subrayado el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, en primera rueda de prensa sobre una de las investigaciones en torno al caso Ryan, fallecido tras recibir alimentación por vía intravenosa en vez de nasogástrica. González Jurado ha defendido que la enfermería española se encuentra entre les "tres primeras del mundo" pero que adolece de importantes déficits estructurales. Entre ellos, ha subrayado el incumplimiento de los criterios de contrataciones temporales y la incidencia del número y la calidad de enfermeros en la mortalidad. En sus 30 años de profesión, ha añadido, jamás se había enfrentado a un caso como el de Ryan.

Además, González Jurado ha tachado de "inmorales e indecentes" las palabras del director gerente del Gregorio Marañón, Antonio Barba, que calificó de terrorífica la negligencia profesional que causó la muerte del bebé . "Lo de terrorífico solo se puede decir después de una investigación, y lo ha de hacer el juez", ha insistido, y ha remarcado que el director gerente ha podido vulnerar "derechos fundamentales protegidos por la constitución" como el de la presunción de inocencia. González Jurado ha recordado que hay abiertas tres investigaciones: la de la Consejería de Sanidad de Madrid, la del juez de instrucción y la de la Fiscalía, por lo que ha pedido paciencia antes de emitir juicios precipitados sobre lo que considera una "presunta" negligencia profesional.

Aunque ha subrayado la falta de precedentes de una situación como la de Ryan, González Jurado ha señalado que tiene constancia de varios casos de negligencias y ha llamado la atención porque podrían estar sucediendo más. De hecho, ha recordado un caso similiar ("gemelo", ha insistido") que sucedió en Canarias en 2000. En aquella ocasión, el enfermero responsable fue juzgado por la vía penal y se declaró culpable. La pena fue de un año de prisión y tres de inhabilitación profesional.

"Hemos de hablar de presunto error", ha añadido, "porque aún ha de determinarse si son hechos aislados o concatenados con otras circunstancias". Entre ellas, el presidente del Consejo General de Enfermería, ha señalado que una enfermera recién licenciada no está formada para asumir la responsabilidad de puestos de alto riesgo. "Está formada para cuidados generales, no para especializados, porque no ha recibido formación para ello".

González Jurado ha desgranado las que, a su juicio, son las principales carencias de la enfermería española. Ha subrayado que tanto el número de enfermeros como su calificación tienen una repercusión directa en la mortalidad. El responsable de la enfermería española ha citado un estudio de la Universidad de Harvard que concluye que a menor número y calificación de los enfermeros, mayor es el número de muertes que se denuncian en los juzgados.

También ha llamado la atención respecto a que la contratación temporal a partir de bolsa única no garantiza la calidad de los empleados contratados. Otra de las reformas urgentes es la necesidad de que los profesionales revaliden o "reacrediten" sus conocimientos periódicamente, "cada 4 o 5 años", para demostrar que siguen siendo competentes.