Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre de Ryan: "A la enfermera no se lo perdono"

Aguirre dice que "se hacen muy bien 90.000.000 de actos sanitarios al año, pero somos humanos".- El cuerpo del bebé es trasladado al tanatorio hasta su partida a Marruecos

"A la enfermera esto se le va a pasar, pero a mí no, a mí me lo han quitado todo para siempre. Puede que sea un palo gordo para ella pero yo no se lo perdono. A esta gente no la voy a perdonar". Es lo que ha dicho este miércoles Mohamed Mimouni, el padre del bebé prematuro que falleció el pasado lunes en Madrid como consecuencia de una negligencia médica, en una conversación telefónica con Telecinco. "No me informaron de que fuera un error. Ellos lo iban a ocultar. Me llamaron a las siete de la mañana diciéndome que el niño había empeorado mucho, que no respondía a la medicación y que no sabían por qué. Fue un familiar que vino cuando estaba yo con el niño muerto en los brazos el que me dijo que lo habían matado", ha relatado.

"Aún tengo su rostro sonriéndome, no se me va de la cabeza. Se estaba moviendo, me sonreía. Estaba mejorando, recuperándose y yo estaba cogiendo unas pocas fuerzas, y ahora... Esto ha sido como un jarro de agua fría, como si el mundo se me hubiera caído encima. Lo quería más que a todo, a él y a mi mujer", ha añadido el joven, de 21 años.

En declaraciones a Efe, Mohamed ha asegurado que lo "único" que le importa en estos momentos es "que se sepa la verdad". Respecto a la posibilidad de instalarse en Marruecos, ha contestado que no sabe si vivirá "el día de mañana como para pensar en eso".

El pequeño ataúd blanco con los restos de Ryan ha sido trasladado de nuevo al Tanatorio Norte de Madrid. Fuentes de la Asociación de Mujeres Marroquíes de España han informado de que el cuerpo del bebé no se podía quedar más tiempo en la Mezquita de la M-30 y que, por ello, ha tenido que ser conducido al Tanatorio Norte (donde estuvo el martes por la mañana), antes de que parta hacia Marruecos, previsiblemente este jueves por la mañana, en un avión militar fletado por el rey de ese país, Mohamed VI. Ryan será enterrado junto a su madre, Dalila, la primera víctima mortal de la nueva gripe en España, en Mdiq, la localidad conocida como Rincón durante el protectorado español, a pocos kilómetros de Ceuta.

La familia de Ryan pretende poner el caso en manos de abogados de Ceuta y Madrid. Según han informado fuentes judiciales de Ceuta, el hecho de que en esta ciudad resida un familiar de Dalila ha hecho que la familia tenga la intención de contratar los servicios de un bufete de abogados ceutí.

Un juzgado de Madrid ha autorizado este miércoles la salida de España de los restos mortales de Ryan, y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha informado de que se ha trasladado a la titular del juzgado que lleva la investigación el informe de avance de la autopsia. Se trata de un documento preliminar y no definitivo sobre las causas de la muerte del bebé.

Una "tragedia" que se "utilizará" para evitar casos similares

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha dicho este miércoles que en los hospitales y centros de salud de la región se realizan 90 millones de actos sanitarios al año, la "inmensa mayoría" de ellos "muy bien", pero "somos humanos y podemos cometer errores". Aguirre ha subrayado que la muerte de Ryan fue "un error humano" y que esta "tragedia" se va a "utilizar" para que no se vuelvan a repetir casos similares.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha explicado que ha presentado una queja de oficio exigiendo que se le informe "absolutamente de todo lo que ha sucedido". "Está muy bien que el gerente del hospital haya dicho que es un hecho terrorífico, dramático, pero con eso no nos basta", ha declarado Múgica, que participa en un curso de verano de la Universidad Rey Juan Carlos.

Un error fatal

Las circunstancias de la muerte de Ryan están siendo investigadas por la Consejería de Sanidad de Madrid, el juez y el Consejo General de Enfermería. Las primeras pesquisas indican que la enfermera que alimentaba al pequeño pudo confundir los tubos porque ambos eran iguales. Se trada de un error que algunos especialistas consideran "de manual", informan María R. Sahuquillo y Elena G. Sevillano. La alerta de no confundir los cables es de las primeras cosas que aprenden estos profesionales. Los expertos están analizando lo sucedido y lo que realmente pudo pasar se sabrá tras la investigación.

Los médicos intentaron salvar la vida del menor durante 15 horas pero sin éxito. A las nueve de la noche del domingo una enfermera inexperta -era su primer día en la UCI de neonatos- se disponía a dar de comer al pequeño, ingresado desde su nacimiento, por cesárea, en el Hospital Gregorio Marañón. Iba a suministrarle un preparado lácteo para neonatos. Pero se equivocó de conducto. En lugar de inyectarle la alimentación por la sonda nasogástrica lo hizo por vía intravenosa. El contacto de esa leche con la sangre fue fatal. Le provocó una embolia fulminante. Ryan moría a las 12.20 del lunes de un fallo multiorgánico, como ha confirmado el avance de la autopsia.