Marbella abre un expediente a Roca por no ir al trabajo

El 'cerebro' de la trama Malaya lleva tres años en prisión

El Ayuntamiento de Marbella (Málaga) ha tardado tres años en notar las ausencias del máximo imputado del caso Malaya, Juan Antonio Roca. Al menos, eso se deduce del expediente disciplinario que le abrieron al ex asesor urbanístico el pasado 9 de mayo, tres años y dos meses después de ser detenido, por faltas "no justificadas en su puesto de trabajo" desde el día 31 de marzo de 2006.

El expediente forma parte de la estrategia del Consistorio marbellí para tramitar el despido de Roca, que conserva su plaza en el Organismo Autónomo Local de Servicios Operativos, aunque no cobra salario porque lleva casi tres años y medio en prisión preventiva. Los socialistas, en la oposición, no han tardado en criticar el movimiento por lento, ya que el instructor del expediente todavía debe investigar "la presunta responsabilidad administrativa en la que podría haber incurrido" Roca y por los motivos, ya que consideran que debe ser despedido por las sentencias firmes que tiene en su contra y no por esas ausencias.

El portavoz municipal, Félix Romero (PP) ha incidido en que el procedimiento se está haciendo "con escrupuloso rigor" y "sentido común" y que están siguiendo todos los pasos que les marcan los servicios jurídicos. Según Romero, con estos movimientos tratan de evitar que el despido sea declarado nulo o improcedente. "No nos podemos guiar por lo que nos gustaría hacer, sino por lo que debemos hacer, según los especialistas jurídicos en asuntos laborales", ha añadido. El edil socialista Daniel Pérez, que también es abogado laboralista, ha precisado que el Estatuto de los trabajadores protege al empleado que está en prisión preventiva, otorgándole su derecho a conservar su puesto de trabajo, pero también contempla la figura del despido disciplinario, "que permite la resolución del contrato cuando existe un incumplimiento grave y culpable que suponga la violación de un deber de conducta del trabajador".

"Las sentencias firmes condenando a Juan Antonio Roca son más que suficiente para demostrar que no ha mantenido la conducta exigible a un trabajador, como la lealtad, honorabilidad, honradez y confianza", explica Pérez. Los socialistas han pedido hoy al equipo de gobierno que acometa el despido "de forma inmediata" porque Roca podría consolidar su puesto de trabajo cuando se saque a concurso su plaza o se aprueben los convenios de los nuevos organismos autónomos locales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS