Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELISABETH HALVOSEN: Bióloga Marina de la Universidad de Tromso

"Toda la contaminación del planeta acaba arrastrada hasta el Ártico"

Elisabeth Halvosen está en todas partes a bordo del buque oceanográfico noruego Jan Mayen. Ella es la coordinadora de gestión del proyecto de cambios bruscos en el Ártico que se desarrolla en esta campaña y tan pronto echa una mano en la preparación de los sondeos como organiza una excursión en las lanchas. Sonriente y relajada, esta bióloga marina de 38 años, del Instituto Noruego de Investigación Pesquera de la Universidad de Tromso, se maneja en el buque como en casa y se nota que el Norte es su mundo.

Pregunta: ¿Cuántas veces ha venido a una campaña científica de este tipo en el Ártico?

Respuesta: Tan al Norte como vamos a ir ahora, esta es la segunda vez.

P. ¿Cuál es el objetivo del programa?

R. Se trata de identificar los procesos fisiológicos y metabólicos de los organismos en el Ártico en relación con el calentamiento, es decir, intentamos averiguar qué pasará con estos organismos que viven aquí, cómo se adaptarán, cómo cambiarán, qué pasará con ellos a medida que suban más y más las temperaturas en el Ártico.

P. ¿Y su cometido personalmente en la campaña?

R. Tengo que organizar la participación de todos los integrantes del proyecto, pero como bióloga estoy ayudando a los equipos rusos, polacos, noruegos y españoles que se encargan del zooplancton.

P. ¿Había navegado antes en el Jan Mayen?

R. Si, unas diez veces, pero la última fue hace siete años. Después estuve viviendo en Francia, en Nantes, con mi esposo, que también es biólogo, antes de incorporarme a la Universidad de Tromso. Tengo dos hijos, de cinco y tres años, y los echo de menos estos días, pero a la vez... ¡Es tan fantástico estar aquí!

P. ¿Es difícil el trabajo científico en el barco?

R. Las instalaciones y los laboratorios son muy buenos pero hay que adaptar las cosas que trae cada equipo. Además, en un barco es esencial traerte todo lo que necesitas, sin olvidar ni los mínimos detalles.

P. ¿Cuántos científicos participan en el proyecto de cambios bruscos en el Ártico, en total?

R. Casi medio centenar de once países.

P. ¿Es complicado organizar un proyecto así, con diferentes formas de hacer las cosas, perspectivas, etcétera?

R. Lleva tiempo, sobre todo al principio, porque cada uno tiene sus maneras de desenvolverse, pero cuando se empieza la investigación todos los científicos utilizan las mismas técnicas y protocolos, los mismos puntos de vista científicos y, sobre todo, comparten un mismo objetivo.

P. ¿Por qué le interesa el Ártico?

R. Me interesa mucho la biología, especialmente la marina, y es normal que me ocupe de todo esto viviendo en Tromso, tan cerca de todo lo que está pasando aquí, pérdida de hielo cada año, los problemas de contaminación... Porque toda la contaminación tanto marina como atmosférica del planeta acaba en el Ártico, las corrientes arrastran todo hacia esta parte del planeta, que no está en absoluto tan limpia como cabría pensar. Pero también me impresiona la belleza de esta zona de condiciones tan extremas, la larga noche (porque son cuatro meses de oscuridad), el aislamiento.., la verdad es que estoy fascinada con el Ártico.

P. Disfruta estando aquí.

R. Si, me gusta la sensación de soledad, de no estar acosada por las grandes ciudades, por las aglomeraciones, y vivir con la naturaleza.