Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cuatro profesores dedica el 30% de la clase a hacer callar o a tareas administrativas

La OCDE presenta los resultados de un estudio en el que han participado 90.000 profesores de 23 países

Uno de cada cuatro profesores pierde al menos un 30% de las clases en tareas administrativas o en lidiar con los alumnos que interrumpen. Esto ocurre en los 23 países en los que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha hecho una macroencuesta en la que han participado unos 90.000 profesores de instituto. Los resultados se han presentado hoy y España es uno de esos países.

Los docentes españoles de secundaria están entre los más molestos con el clima de sus clases. Junto a España, en Mexico, Italia, Eslovaquia y Estonia, más del 70% de ellos siente que en sus clases las interrupciones de los alumnos perturban bastante o mucho. En España, donde el nivel de formación continua de los profesores es alto, el informe sí ve una falta de revisión (no ya de evaluación interna o externa) del trabajo del docente: casi la mitad de los profesores no recibe ningún tipo de valoración ni comentario de su trabajo, la cifra más alta del informe sólo detrás de Italia.

MÁS INFORMACIÓN

Por lo demás, tres de cada cuatro profesores perciben una falta de incentivos a su trabajo y el mal comportamiento de los alumnos entorpece las clases en tres de cada cinco colegios. El secretario general de OCDE, Ángel Gurría, ha insistido en la necesidad de mejorar los resultados de los profesores para mejorar la educación: "Los buenos profesores son la clave para el éxito de las políticas educativas. La calidad de un sistema educativo nunca es mayor que calidad de su profesores en su trabajo", dice Gurría en una nota de prensa de la OCDE.

En general, los profesores pierden un 13% del tiempo de clase manteniendo el orden, pero en Brasil y Malasia el porcentaje crece hasta el 17%. Sin embargo, en Bulgaria, Estonia, Lituania y Polonia la cifra baja a menos del 10%. En España, el porcentaje se acerca a los más altos: el 16%.

El estudio de la OCDE, Informe internacional de enseñanza y aprendizaje (TALIS, en sus siglas en inglés), sugiere que los países pueden hacer mucho más para apoyar a los profesores y mejorar los resultados de los alumnos "si las administraciones se centran menos en el control de los recursos y los contenidos educativos y más en los resultados del aprendizaje", dice la nota de la OCDE. "Esto significa pasar de la uniformidad a la individualización de la enseñanza y el aprendizaje", ha dicho Gurría.

Los países participantes en el estudio son Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Dinamarca, Estonia, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Corea del Sur, Lituania, Malasia, Malta, México, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España y Turquía.