Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las discográficas acusan a Pablo Soto de lucrarse con el 90% de sus canciones

La defensa del creador de archivos P2P considera que el porcentaje no es real

Segundo día de intenso juicio de las discográficas (Warner, Universal, Emi y Sony-BMG) contra Pablo Soto, el treintañero creador de los programas de intercambio de archivos P2P (Blubster, Piolet y Manolito). Las discográficas han justificado hoy los 13 millones de euros que piden al joven porque, afirman, un 90% de las canciones que se descargan en la página están bajo sus derechos de propiedad intelectual.

En la vista de hoy, donde Pablo Soto ha estado de nuevo como público, han comparecido los peritos de ambas partes. María Jesús Yagüe, catedrática de Investigaciones de Mercado, ha sido la encargada del principal peritaje de la acusación. Yagüe realizó un primer estudio aleatorio, en 2007, donde se encontró con que sólo un 10% de las canciones estaban bajo sus derechos. Un año después elaboró una media, a partir de las descargas que se han realizado desde Blubster y Piolet (Manolito se quedó fuera porque no constaba el número de descargas realizadas), que la perito ha afirmado superaban los 20 millones. Así, se ha establecido un precio medio de 0,72 euros, por lo que la suma asciende a 13 millones de euros. "Parece que nos dé vergüenza pedir tanto, pero hemos contado que cada persona que se descargó el programa se bajase una canción, por lo que el resultado debe de ser mucho mayor", afirmó Javier de la Torre, abogado de la acusación.

La defensa criticó el peritaje, que habla de "descargas" cuando debería hablarse de "archivos disponibles", estableció uno de los abogados de Soto. La defensa contó con el perito Emilio Carrizosa, autor de un contrainforme al de Yagüe. "No se analiza el uso real que se hace de los ficheros y el universo establecido para realizar la muestra no es extrapolable a lo desarrollado por el software de Soto", aseguró Carrizosa.

Las conclusiones del juicio se darán a conocer mañana, pero la sentencia aún tardará al menos dos meses, según el abogado de Soto.