Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos espaciales piden decisiones políticas en la defensa frente a los asteroides

"Es la peor catástrofe natural y la única que podemos predecir y prevenir con la tecnología actual", asegura el astronauta español Pedro Duque

La tecnología para detectar los asteroides y cometas que puedan chocar contra la Tierra existe, así como las formas de tratar de evitarlo, pero faltan las decisiones políticas que permitan encarar esta amenaza, aseguran los participantes en el Congreso sobre Defensa Planetaria que se celebra en Granada. La identificación de Apofis, un asteroide de unos 270 metros que se aproximará mucho a la Tierra en 2029 y podría chocar con el planeta en 2036, ha galvanizado los esfuerzos de científicos e ingenieros, 150 de los cuales participan en este congreso internacional. Lo que no se sabía sobre los objetos celestes hace 100 años, cuando un asteroide de entre 30 y 50 metros arrasó 2.000 kilómetros cuadrados de bosque siberiano en Tunguska, se sabe ahora y eso permite pensar en defenderse, recuerda William Ailor, de Aerospace Corporation, quien cifra en 1 entre 10 la probabilidad de que un suceso de este tipo se repita durante este siglo.

"Debemos comunicar que el riesgo es real y medible. Es la peor catástrofe natural y la única que podemos predecir y prevenir con la tecnología actual", comenta el astronauta Pedro Duque. Un reciente informe de la Asociación de Exploradores del Espacio, que agrupa a los astronautas de todo el mundo, está siendo estudiado en el Comité de Usos Pacíficos del Espacio de Naciones Unidas. En él se pide que las decisiones sobre medidas de defensa espacial se adjudiquen al Consejo de Seguridad de la ONU. Una reunión este mismo mes en Estados Unidos se dedicó a concretar los problemas legales en el caso de que la aproximación peligrosa de un asteroide provoque una crisis mundial con claras implicaciones geopolíticas. La conclusión es que son necesarios protocolos internacionales que establezcan el proceso de toma de decisiones.

Un impacto catastrófico constituye un riesgo mayor en el mundo que los ataques de tiburones, el botulismo, los nuevos virus de la gripe o el terrorismo, asegura Jean Michel Contant, de la Academia Internacional de Astronáutica, que organiza el congreso. Aunque exista incertidumbre sobre posibles impactos de asteroides o cometas, eso no quiere decir, al igual que sucede con el cambio climático, que se deba permanecer en la inacción, comenta Andrés Gálvez, de la Agencia Europea del Espacio, patrocinadora también de la reunión, sobre todo cuando el coste de cualquier medida preventiva es bajo respecto al beneficio que se obtendría. Una vez más, los científicos e ingenieros avisan de un problema y piden decisiones antes de que sea demasiado tarde.