Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía busca ya bolsa a bolsa el cuerpo de Marta del Castillo

Las excavadoras han llegado a los vertidos de finales de enero y han encontrado restos de periódicos con fechas de ese mes

Las excavadoras que buscan el cuerpo de Marta del Castillo en el vertedero de Alcalá de Guadaíra ya están en el nivel que corresponde a los vertidos del 24 de enero, cuando supuestamente la muchacha fue asesinada. Y ya se busca a mano en algunas bolsas que resultan más sospechosas, algo que también se ha hecho este fin de semana aunque no se había llegado aún a la zona sensible, como la denominan los operarios, cuya capa superior ya se ha retirado por completo. Los agentes saben que están cercanos a los vertidos de ése día porque ya han aparecido entre los restos páginas de periódicos datados con fechas cercanas al 24 de enero.

La retirada de la basura la está haciendo la empresa Tegner. Sus operarios extraen los restos acumulados en la fosa en la que se supone que puede estar el cuerpo y los colocan sobre una superficie que se ha dejado diáfana para que pueda trabajar la policía. Varios agentes analizan los residuos a mano en busca de cualquier pista sobre la joven. La policía pretende hallar tanto el cadáver de Marta como su ropa y otros objetos que tiraron.

Según el asesino confeso, Miguel Carcaño, él y su amigo El Cuco arrojaron el cuerpo de Marta y la mayoría de sus pertenencias a un contenedor de la calle León XIII el 24 de enero y los contenedores llegaron al vertedero en la madrugada del 25.

La abogada de oficio designada para defender a Miguel Carcaño tiene que seguir con el caso porque el Colegio de Abogados de Sevilla aún no ha aceptado su renuncia ni ha nombrado a su sustituto. La letrada, Presentación Rosendo, ha justificado su decisión en "razones personales y profesionales", según fuentes jurídicas. De acuerdo con la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, el abogado de oficio designado para un caso debe aceptarlo y corresponde al decano del Colegio profesional aceptar su renuncia, una vez valorados los motivos aducidos.