Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La prevención centra el plan del Gobierno contra las drogas para los próximos ocho años

Sanidad quiere desterrar la creencia de que su consumo en el tiempo de ocio es algo "normal"

El Gobierno ha aprobado hoy la Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016, que marca las líneas maestras de las políticas sobre drogodependencia de los próximos ocho años en España y hace especial hincapié en la prevención y la implicación de todos en la lucha contra este problema: administraciones, familiares y afectados.

La vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, ha dicho hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que se trata de "un gran pacto institucional, social y científico contra las drogodependencias" en el que "la clave es la prevención", avanzando que se van a continuar desarrollando campañas de concienciación sobre los riesgos que conlleva el consumo de drogas. La Estrategia, ha manifestado De la Vega, tiene unos objetivos "tan sencillos como vitales", que pasan por "reducir la oferta y la demanda, aumentar la información sobre los efectos de las drogas, mejorar la formación de los profesionales que atienden a los afectados y reforzar la cooperación internacional", pues el problema de las drogas traspasa las fronteras. El plan también buscará retrasar la edad de inicio y acabar con la idea de que es algo "normal" el consumo de drogas en el tiempo de ocio.

De la Vega ha valorado que, desde 2004, "este problema de salud pública viene rompiendo su tendencia al alza" y que desde ese año el consumo ha descendido "apreciablemente". Según el informe de evaluación presentado este viernes en el Consejo de Ministros por el titular de Sanidad, Bernat Soria, el consumo de cannabis entre los jóvenes de 14 a 18 años se ha reducido en más de seis puntos en el último año y en más de tres el de cocaína. En el resto de la población, la prevalencia de consumo diario de alcohol ha bajado más de cuatro puntos y la de tabaco más de tres, mientras que el consumo de cocaína se ha estabilizado por primera vez desde 2005. También se mantiene en los mismos niveles el consumo de éxtasis, anfetaminas y alucinógenos y en niveles bajos el de heroína e inhalables volátiles, mientras que ha aumentado la percepción del riesgo para todas las conductas de consumo.

La Estrategia, financiada por el Plan Nacional sobre Drogas y los Fondos de Bienes Decomisados, se desarrollará en dos planes de acción cuatrienales.