La superficie de una luna de Saturno se parece al lecho de los océanos terrestres

Su comportamiento similar al de la Tierra hace pensar a los científicos que podría esconder agua bajo su suelo

La luna Enceladus de Saturno se comporta de forma muy parecida a la Tierra e incluso podría albergar agua bajo su superficie, según se desprende del análisis de las imágenes del helado satélite captadas por la sonda Cassini de la NASA. Así, las imágenes revelan que su superficie se divide y separa igual que lo hace el suelo oceánico de la Tierra para formar una nueva corteza, lo que, de acuerdo con los astrónomos, es un hallazgo "muy importante", porque eso significaría que el satélite esconde agua bajo su superficie y "quizás vida".

Las imágenes de Enceladus muestran grietas en la región del polo sur. Al parecer, esas fracturas están proyectando chorros de agua hacia el espacio, lo que confirmaría que hay agua líquida debajo de la superficie de hielo. La idea de que el suelo oceánico de la Tierra se divide y separa es la base de la teoría de las placas tectónicas, y al parecer algo muy similar está ocurriendo en el polo sur de Enceladus, como muestra Cassini.

Más información
Primeras imágenes de la superficie de la luna Enceladus de Saturno
Una luna de Saturno exhala columnas de vapores de agua

El doctor Paul Helfenstein, de la Universidad de Cornell (Estados Unidos), ha explicado que las fracturas de la Tierra, por lo general, se separan simétricamente. "En Enceladus, lo que vemos es un tipo de separación totalmente asimétrica", ha agregado. De hecho, en la Tierra la separación del suelo oceánico es provocada por roca fundida que se desplaza desde la profundidad del planeta, y en Enceladus, los científicos creen que esta separación ocurre debido al agua bajo la superficie. Si es así, afirman, esta luna será uno de los objetivos "más interesantes" para la investigación en el futuro.

Ya se sabía que Enceladus posee ciertos componentes químicos fundamentales que se requieren para sostener vida, pero faltaba el ingrediente principal: el agua líquida. "Gracias a Cassini ya sabemos que el satélite tiene una fuente de calor interna, cierta luz y sustancias químicas orgánicas", ha dicho el doctor Marek Kukula, astrónomo del Real Observatorio de Greenwich, en Londres. "Pero ahora, para confirmar la presencia de agua será necesario planear una misión específica al satélite que pueda tomar muestras del hielo de su superficie e investigar lo que hay debajo de las fracturas", ha concluido.

Imagen de la superficie de 'Enceladus' captada por la sonda 'Cassini'
Imagen de la superficie de 'Enceladus' captada por la sonda 'Cassini'NASA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS