Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat da carta blanca para que Ciudadanía se dé en valenciano o castellano

La Consejería de Educación y la Plataforma por la Enseñanza Pública inician una ronda exprés de negociaciones para "aplazar" la huelga del 17

La Generalitat de Francisco Camps dará, por fin, carta blanca a los institutos valencianos para que Educación para la Ciudadanía se estudie en valenciano o en castellano, según el carácter lingüístico de cada centro educativo. Esta es la primera rectificación en toda regla de una Administración del PP que apostó desde el principio, contra viento y marea, a que esta asignatura de los Derechos Humanos -que el PP objeta en toda España- se diera en inglés. Tras la publicación por EL PAÍS de dos documentos oficiales, donde se reconoce la imposibilidad de extender el inglés a través de esta materia por la falta de profesores especialistas y el bajo nivel de comprensión de los alumnos de Secundaria, el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, ha confirmado que la asignatura se dará "como cualquier otra, en las dos lenguas co-oficiales" de la Comunidad Valenciana. El anuncio se produce a menos de 48 horas de que los colegios e institutos valencianos se "vacíen" de alumnos y profesores el miércoles ante la primera convocatoria general de huelga en todo el sistema educativo público no universitario.

La "circular" de Educación -que rectifica la metodología para impartir Ciudadanía- ha sido remitida hoy mismo por la Administración a todos los integrantes de la Plataforma por la Enseñanza Pública (padres, alumnos, profesores, directores e inspectores) y plantea una especie de moratoria del inglés, cuya aplicación sería sólo para lo que resta del curso 2008-2009.

Con esta rectificación, la Consejería asume su propia debilidad legal para sostener in pectore la orden valenciana del 10 junio que regulaba la obligación de dar las clases en inglés. Una orden sobre la que pesa un auto de suspensión cautelar parcial, que limitaba seriamente la extensión del inglés a través de esta materia, y se somete a los plazos del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, que antes de que acabe el curso en junio deberá resolver los recursos presentados contra la orden por los tres grandes sindicatos del sector de la enseñanza pública -CC OO, UGT y STEPV- y el Gobierno central.

Desde la Plataforma, su portavoz Gemma Piqué ha valorado "la asunción de la imposibilidad de dar las clases en inglés" como "un paso muy importante" de cara al "aplazamiento" de la huelga "sin precedentes" convocada en todas las etapas educativas y firmada por todos los agentes de la enseñanza pública, incluidos los directores, que son pilar básico de la Administración educativa. Pero ha mantenido que, de momento, "la huelga no se ha desconvocado aún". "El día será largo, éste sólo es el comienzo de una negociación".

Pero, de entrada, el Gobierno valenciano en su correo firmado por el propio Camps y remitido a través de la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, a la Plataforma asume que, tras el éxito de las movilizaciones y encierros en todos los centros valencianos durante tres meses y la gran manifestación que reunió en Valencia a más de 44.000 ciudadanos contra "la política educativa" de la Generalitat, ésta es "un interlocutor válido y con voz única", ha rematado Piqué.

La Plataforma ha conseguido, pues, su "primer reconocimiento como interlocutor" en las distintas mesas de negociación de los 13 puntos del Manifiesto por la Enseñanza Pública remitidos, justo hace ahora un mes, por la Plataforma tanto al consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, como a Francisco Camps en el que pedían "un giro en la política educativa", que pasa por la creación de una red pública de Infantil de 0 a 3 años, un plan de enseñanza multilingüe, la contratación de profesores especialistas de inglés o un programa eficaz para combatir el absentismo y el fracaso escolar.

Los miembros de la Plataforma llevarán pues hoy una "posición conjunta" a las tres reuniones presididas por el conseller que han comenzado esta mañana con los padres y continuarán esta tarde con los alumnos y sindicatos por separado, con la esperanza de que, "dentro de dos horas, esta tarde o mañana por la mañana se pueda aplazar la huelga".