Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cura español que agredió a Juan Pablo II con una bayoneta en 1982 le hirió

El que fuera secretario personal de Karol Wojtyla detalla el poco aclarado incidente en un documental sobre su figura

Ciudad del Vaticano / Madrid

El 12 de mayo de 1982 un sacerdote español ultraconservador llamado Juan Fernández Krohn agredió a Juan Pablo II con una bayoneta en la visita del Pontífice a Fátima (Portugal). La versión oficial es que el cura no llegó a aproximarse suficientemente al Papa para ejecutar sus eventuales intenciones homicidas, incluso que ni siquiera llegó a empuñar su arma, y que Karol Wojtyla no se enteró de lo ocurrido. Sin embargo, ahora, el cardenal polaco Stanislaw Dziwisz, el que fuera secretario personal del Pontífice durante 39 años, desvela en un documental titulado Testimonio que Juan Pablo II resultó herido. "Puedo revelar ahora que el Santo Padre fue herido. Cuando le llevamos de vuelta a su habitación en el santuario de Fátima) había sangre", expresa Dziwisz en la cinta, según informa la agencia de noticias Reuters.

El agresor fue reducido y arrestado. Krohn pasó varios años en una prisión de Portugal antes de ser expulsado del país.

El documental está basado en el libro de Dziwisz Una vida con Karol, dirigido por el también polaco Pawel Pitera y será presentado mañana en el Vaticano con la asistencia de Benedicto XVI, coincidiendo con el 30 aniversario de la elección de Karol Wojtyla como Papa, el 16 de octubre de 1978.

En la presentación hoy de la cinta a los medios, el purpurado ha contado que Juan Pablo II era "muy bueno", un "hombre normal", y estaba muy orgulloso de ser polaco, "y los polacos esperamos ya otro santo".

Según Dziwisz, tras tanto tiempo al lado de una persona "tan buena" y "bondadosa", estaba obligado a escribir el libro, en el que narra sus vivencias y recuerdos desde aquel 1966 cuando el por entonces arzobispo de Cracovia le llamó a su lado hasta su muerte, el 2 de abril de 2005.

"Me soportó durante 39 años. Mi relación con él era filial, familiar. Fue un padre para mí", ha afirmado el cardenal arzobispo de Cracovia, la archidiócesis de la que salió en 1978 Wojtyla para participar en el cónclave que le eligió sucesor de Juan Pablo I.

Dziwisz ha desvelado que aquel 16 de octubre de 1978 él estaba en la Plaza de San Pedro y, cuando el cardenal camarlengo anunció el nombre del nuevo Papa y era Wojtyla, su corazón latió intensamente, se preocupó y comenzó a mirar a los romanos para ver cómo le acogían.

"Un hombre, un Papa"

El prelado ha destacado que el Papa amaba a la prensa y la tenía en total consideración, y ha contado que, en una ocasión, leyó una crítica en un diario italiano y le dijo: "me merecía más".

Además, el cardenal de Cracovia ha indicado que Juan Pablo II leía todos los días la Biblia e, incluso, el último de su vida, el 2 de abril de 2005, pidió a un amigo de la juventud presente en su habitación que la leyera.

El productor del filme, Przemyslaw Hauser, ha explicado que la película es el testimonio del cardenal sobre la figura de un "hombre, un Papa" que pertenece a todo el mundo". "No se trata del calendario de la vida de Juan Pablo II. Hemos mostrado a un hombre al cien por cien", ha agregado.

La cinta ha sido rodada entre el Vaticano, Cracovia, Wadowice (pueblo natal de Karol Wojtyla), Portugal y Alemania, y los narradores son el mismo cardenal y el actor Michael York, quien se ha declarado "muy orgulloso" de interpretar a un hombre que luchó por la libertad.