Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colegio católico británico se opone a suministrar la vacuna contra el papiloma

Un miembro del consejo directivo declaró el año pasado que la medida peventiva contra el cáncer de cérvix animaba a la promiscuidad

El centro de secundaria británico St. Monica's R.C. High School se ha negado a participar en el programa público de vacunación para niñas de 12 y 13 años contra el virus del papiloma humano, causante del cáncer de cuello uterino, o cérvix. Será el único colegio que no participe, según informa el servicio público de noticias británico BBC.

La escuela de Manchester alega que permitir que se emplee el recinto escolar para el suministro de las vacunas implica la admisión tácita de su bondad de cara a los padres. Señalan que la vacuna muestra efectos secundarios en algunas niñas, que se manifiestan en desmayos y mareos. Los padres siempre podrán tomar la decisión de vacunarlas en algún centro sanitario, señala el centro en una carta a los padres. En el escrito, el director del centro, de 1.200 alumnos, cuestiona la utilidad de la vacuna.

El Secretario de Colegios del Reino Unido, Ed Balls, ha afirmado que "en la gran mayoría de colegios suministraremos estas vacunas, y lo haremos para salvar vidas (...) Pienso que los colegios deberían ser un centro más de la vida de la comunidad, y no creo que eludir su responsabilidad en la salud de los niños es el camino adecuado".

El año pasado, un miembro del consejo escolar, el sacerdote John Allen se mostró contrario a la medida por considerar que "animaba a la promiscuidad sexual". Una de las vías de transmisión del virus del papiloma es la sexual. El cáncer de cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres.