Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica restringe el consumo de alimentos tras un vertido en una instalación nuclear

El incidente registrado el pasado 25 de agosto ha sido clasificado provisionalmente como nivel 3 sobre 7

Bélgica restringe el consumo de alimentos tras un vertido en una instalación nuclear
Rafa Höhr

Las autoridades nucleares belgas han recomendado a la población de cuatro localidades del sur del país evitar la ingesta de alimentos frescos -leche, fruta o verduras- producidos cerca de Fleurus, situada al oeste del país, tras el vertido de yodo radioactivo a la atmósfera a través de una chimenea del Instituto de Producción de Radioelementos (IRE), el pasado 25 de agosto.

El IRE produce isótopos médicos -necesarios para tratamientos como la radioterapia o la quimioterapia- a partir de los tres reactores europeos dedicados a este fin, que se encuentran detenidos actualmente por mantenimiento (el de Francia y Bélgica) o avería (el de Holanda). El pasado martes, tras la fuga, la AFCN decidió parar también su producción. Un incidente que ha sido clasificado provisionalmente como de nivel 3 -incidente importante- en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) que va del nivel 0 al 7, ha notificado el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en un comunicado.

"Demasiado tardías"

El centro de crisis del Servicio Público Federal del Interior y la Agencia Federal de Control Nuclear (AFCN) han anunciado que, tras los últimos análisis, han detectado "tasas más elevadas que antes" en muestras de hierba recogidas cerca del IRE, informa la agencia Belga. El director del centro de crisis ha recordado que en un primer momento "no se detectó ningún riesgo para el medioambiente" pero debido a los últimos análisis han aconsejado a la población de las localidades de Fleurus, Lambusart, Wanfercée-Baulet y Keumiée que no consuma "durante los próximos días" hortalizas ni frutas de sus huertos, a la espera de obtener los resultados de nuevas pruebas.

"Las autoridades belgas...han decidido implementar las acciones de protección, en particular en el consumo de productos locales", ha sentenciado la Comisión. Según han comunicado las autoridades del país, el vertido "potencialmnte" podría ocasionar una dosis de 0,10 mSv (milisievert) a tiroides en caso de exposición de un miembro del público que permaneciera junto a la valla de la instalación. "¿Qué hacemos con la gente que ha comido verduras y fruta? ¿Por qué esperar tantos días antes de anunciar medidas?", éstas son las preguntas que se hace Jean-Marc Nolletel, del partido ecologista francófono Ecolo. Este grupo parlamentario considera las medidas tomadas por las autoridades "demasiado tardías".

El CSN ha asegurado que, de acuerdo con los datos conocidos, el incidente no ha supuesto ni supone un riesgo indebido para la población española ni requiere la adopción de ninguna medida de protección.