Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colapso en la web de la UPM durante la retransmisión en directo del eclipse

Cerca de un millón de internautas trataron de conectarse sin éxito a la página de la universidad

Cerca de un millón de conexiones han colapsado el servidor del Centro de Supercomputación y Visualización de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) desde que el que se iba a retransmitir en directo vía Internet el eclipse total que ha oscurecido el disco solar en el Ártico, Siberia y China, según han informado fuentes del grupo de investigación Cíclope. Los lectores del ELPAÍS.com sí han podido seguir la retransmisión a través de la página de NASA TV, el canal público de televisión online de la Administración espacial de EE UU.

Al entrar en la página eclipse.cesvima.upm.es los internautas han encontrado el mensaje "forbidden" (prohibido en español). Fuentes de Cíclope han asegurado que los problemas no se han dado en la recepción de la señal vía satélite que la expedición Shelios ha enviado desde el enclave siberiano de Novosibirsk. Por ello una vez superado este contratiempo se colgará el vídeo del fenómeno "en alta calidad" con los comentarios del Instituto de Astrofísica de Canarias, Miquel Serra, que lidera la expedición.

El eclipse ha alcanzado la fase de totalidad hacia las 12.44 hora española cuando, al interponerse la Luna entre la Tierra y Sol, ha quedado al descubierto la región más externa de la atmósfera solar, denominada corona. Así ha permanecido durante alrededor de 2 minutos.

Hasta 2026, ningún punto de la geografía española se encontrará en la trayectoria de sombra de un eclipse total, sin embargo en las Islas Británicas, los londinenses pudieron ver una delgada muesca que cubrió el 22% del diámetro del Sol (un 58% en Moscú).

Los eclipses totales basan su importancia, además de en el aspecto visual, en sus múltiples usos astronómicos como el cálculo del brillo aparente del cuelo y la determinación de parámetros sobre la estructura y dinámica de la corona solar. Además, permiten la observación de planetas y estrellas en el cielo diurno.