Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace acusa al CSN de ocultar la fuga radiactiva de Ascó

La red de vigilancia del organismo detectó el escape, según la ONG

Greenpeace acusa al CSN de ocultar la fuga radiactiva de Ascó
Rafa Höhr

La fuga radiactiva de Ascó (Tarragona) del pasado noviembre fue detectada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que acusa a la central de haberla ocultado. Es lo que asegura la organización ecologista Greenpeace tras analizar los datos facilitados por el propio CSN. Éstos incluían las sondas de la red de vigilancia del CSN y en los que Greenpeace ha detectado "con total claridad" una oscilación de radiactividad que coincide en el tiempo con el escape radiactivo de la central. La red detectó radiactividad incluso en la sonda instalada en la playa de Almadraba, a unos 50 kilómetros de Ascó.

"Es imposible que no lo vieran", ha recalcado Carlos Bravo, responsable nuclear de Greenpeace. La organización descarta la negligencia del CSN, es decir, que no hubieran sabido detectar la fuga, y señala que se omitió para no perjudicar el parque nuclear español. Portavoces del CSN han asegurado que no hay relación causa-efecto entre las oscilaciones que detectó su red y el incidente de Ascó. Greenpeace aportará estos datos al proceso penal abierto contra la nuclear por ocultar la fuga radiactiva.

Los datos de la red de vigilancia, cogestionada por el CSN y la Generalitat de Cataluña, recogen también la emisión de radiactividad a lo largo de diciembre y enero. Éstos coinciden con las tareas de descontaminación del sistema de ventilación tras la fuga radiactiva. Greenpeace ha pedido que, probado el mayor impacto ambiental, se reclasifique el incidente de Ascó en la escala internacional de sucesos, actualmente en el nivel 2. El CSN descartó esta posibilidad y recordó que, en realidad, el escape se catalogó con el nivel 1, y ascendió al 2 al constatarse que la nuclear había ocultado datos sobre la fuga.