Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal de La Rioja pide la reapertura del 'caso Enaitz'

Tomás Delgado atropelló y mató al joven en 2004 y tres años después exigió a la familia 20.000 euros por los daños sufridos en su coche

El fiscal superior de La Rioja, Juan Calparsoro, ha solicitado al juzgado de instrucción número 1 de la localidad riojana de Haro la reapertura de la causa penal contra Tomás Delgado, el hombre que atropelló y mató al joven Enaitz Iriondo el 26 de agosto de 2004 cuando éste iba en bicicleta en Castañares de Rioja. Tres años después del accidente, Delgado exigió a la familia del fallecido por vía judicial 20.000 euros por los daños sufridos en su coche, un Audi A-8, en el siniestro.

Calparsoro ha informado hoy en rueda de prensa de que en el escrito en el que solicita la reapertura del caso pide que se tome declaración como imputado a Tomás Delgado.

Con esta petición de reapertura, todo queda en manos de Marta Iciar Fernández-Hierro, la juez de Haro que desestimó en febrero de 2007 el recurso de la familia Iriondo pidiendo que se volviera a abrir el proceso penal contra Delgado, archivado en septiembre de 2004. En su auto, la magistrada alegaba que el caso ya había sido juzgado y que "los hechos" no habían variado "respecto al procedimiento anterior". La Audiencia Provincial de Logroño también desestimó un segundo recurso en mayo de 2007.

La fiscalía tiene a su favor que el atestado con el que se juzgó a Delgado contiene al menos tres errores, según el nuevo realizado por la Unidad Central de Reconstrucción de Accidentes de la Guardia Civil de Tráfico: Delgado iba de 140 a 160 kilómetros por hora en un tramo limitado a 90 (el original marcaba 113); su Audi A8 golpeó al joven Enaitz en bicicleta en la rueda trasera y formando un ángulo de 45 grados (el original decía que el choque había sido perpendicular); y la tasa de alcohol estimada ahora es de 0,23 -0,27 miligramos (en vez de 0,15).

De ser juzgado, el hombre que demandó a los Iriondo exigiendo 20.000 euros por los daños a su coche y retiró la demanda "en aras de su dignidad", tras enfrentarse día y noche al impacto social de la noticia, podría ser condenado hasta a cuatro años de cárcel.

"Se ha abierto otra puerta"

La madre de Enaitz Iriondo, Rosa Trinidad, se ha mostrado "muy satisfecha" tras conocer la noticia, informa Karim Asry. "Se ha abierto otra puerta, ya tenemos un poco más de esperanza de que se juzgue a este individuo. Es lo único que queremos. Ahora hay que esperar a ver qué decide la juez", ha agregado la mujer.