Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad propone desterrar el sistema actual de tallas de ropa

Un 86,1% de las mujeres tiene un peso normal, pero un 41% afirma que no encuentra ropa que le valga

El programa de medición antropométrica de las mujeres españolas ha demostrado el divorcio entre los fabricantes de ropa y los cuerpos reales que deben usarla. Según el trabajo que ha liderado el Ministerio de Sanidad, que ha medido a 10.415 ciudadanas de 12 a 70 años, el 86,1% tiene un peso saludable. Sin embargo, el 41% afirma que tiene problemas para encontrar ropa de su talla. Por eso, el objetivo de Sanidad, según ha anunciado hoy el ministro, Bernat Soria, es acabar con el sistema de tallaje actual, que está en vigor desde 1972.

Soria ha indicado que la futura norma aún tardará. "No me atrevo a poner plazos", ha dicho, porque desea que sea europea, y no sólo española. Y, de momento, sólo en España se ha hecho un estudio así (Alemania lo ha iniciado y Portugal ha indicado que probablemente se sumará a la propuesta española). El resultado será un código con cuatro parámetros (altura, perímetro de pecho, de cintura y de cadera) que permitirá que cada mujer sepa exactamente qué le va a sentar bien. De la misma manera, los diseñadores sabrán qué tienen que producir y cuál es el tipo de sus posibles clientas.

El estudio ha permitido identificar tres tipos morfológicos en las mujeres, lo que no se había hecho hasta ahora (todos los estudios describían el cuerpo del hombre): son los que Sanidad ha bautizado como "cilindro", "diábolo" y "campana". El primero se caracteriza porque las tres medidas (pecho, cintura y cadera) son similares, y es predominante a menor edad. El segundo, porque pecho y cadera tienen medidas similares, y la cintura menos (predominante en las mujeres a partir de los 30 años). Con el paso del tiempo, se pasa al modelo campana (pecho y cintura iguales, caderas más anchas).

Aparte del asunto del tallaje, a Sanidad le preocupan algunas conclusiones del trabajo. El primero, que un 11,4% del total de las mujeres sufre obesidad, una proporción que aumenta con la edad. Y, más grave aún, que hay un 1,4%, casi todas muy jóvenes, que tienen delgadez moderada o severa, lo que el ministro ha relacionado con la anorexia. Lo peor es que entre este grupo un 70% dice que está satisfecha con su aspecto.