Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno entrega a Jesús de Polanco la Medalla al Mérito en el Trabajo a título póstumo

Caldera subraya que el empresario "supo con tesón y prestigio crear un entorno empresarial que acrecentó las posibilidades de libertad de los españoles"

La suerte cuenta, pero el trabajo es fundamental para alcanzar el éxito. Jesús de Polanco ha recibido este martes a título póstumo la medalla de oro al mérito en el trabajo que le ha entregado a sus hijos el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera. "El trabajo fue una de las cuestiones que mi padre más recalcó siempre y que nos trasladó a todos. Decía que tuvo mucha suerte, pero fue porque trabajó duro, y trabajó bien, de forma individual y en equipo", ha dicho Ignacio Polanco al recibir la condecoración.

En su discurso, Caldera ha reconocido el "legado trascendente de estabilidad y compromiso" que ha dejado el que fue presidente del Grupo Prisa y su conducta "útil y ejemplar" que contribuyó "a la restauración de la democracia en España. "Eso debe ser recompensado", ha señalado el ministro. A su juicio, Jesús de Polanco "supo con tesón y prestigio crear un entorno empresarial que acrecentó las posibilidades de libertad de los españoles" y su trabajo siempre se desarrolló desde "presupuestos de modernidad". En esa labor el homenajeado se valió, según Caldera, de sus medios de comunicación y de sus empresas para dotar a los españoles "de las piezas para el cambio porque supo muy bien cuál era el mensaje para la convivencia, para construir concordia, igualdad, libertad y justicia".

El acto se ha celebrado en la sede del Grupo Prisa, en la Gran Vía de Madrid, a donde se han desplazado esta mañana el ministro y la secretaria de Estado de Trabajo y Asuntos Sociales, Amparo Valcarce. Allí han sido recibidos por dos de los hijos del presidente fallecido, Ignacio e Isabel Polanco, el consejero delegado del grupo, Juan Luis Cebrián y los principales responsables de los medios de comunicación y las empresas que el homenajeado presidió hasta el día de su muerte.

El ministro Caldera ha recordado en su discurso los "embates" que tuvo que soportar Jesús de Polanco cuando apartó la neutralidad "ante las cosas que merecía la pena hacerlo". "Los embates fueron contra él y contra las bases mismas de la democracia", ha asegurado.

Ignacio Polanco ha agradecido especialmente esta medalla, como tantos otros reconocimientos y homenajes de los que la familia, dijo, se siente "orgullosa". Pero este premio, ha concluido, por referirse al trabajo, lo consideramos "de forma muy significativa".