Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Compensa tus emisiones de C02

De la Cumbre de Bali saldrá un gran acuerdo y la popularización de la compensación de emisiones

Consume energía, emite CO2 y luego compra créditos de carbono de proyectos de energía limpia ara que el balance sea cero. Compensa tus emisiones. De la Cumbre de Bali saldrá un acuerdo internacional importante y la popularización definitiva de la compensación de emisiones. Hasta ahora la habían utilizado las personas (en Internet puedes comprar créditos de carbono de dudoso origen si haces un viaje en avión), las empresas y los eventos interncionales. Pero ayer en Bali se dio un salto enorme: Costa Rica, Nueva Zelanda y Noruega explicaron que, junto con la ONU, en unos años el balance de sus emisiones de CO2 será nulo, que lo que emitan lo compensarán reforestando o desarrollando proyectos de energía limpia.

El asunto levanta dudas sobre la efectividad y la moralidad. Noruega, un país menos de cinco millones de personas y muchos bosques, emite poco y lo puede compensar. Pero a la vez su producción de petróleo en el mar del Norte (cuando se acabe irá al Ártico) le permitiría entrar en la OPEP. Y ese petróleo sí es responsable de las de toneladas de CO2 en otras partes del mundo. Otros países, sin embargo, han conseguido equilibrar sus emisiones. Es el caso del Vaticano, que fue el primer Estado en compensar sus emisiones el pasado mes de julio.

Aparte de esos pequeños detalles sí hay experiencias impresionantes, como la que presentó ayer el director del Instituto Meteorológico de Costa Rica y alto representante en Bali, Paulo Manso. "Costa Rica será en 2021 un país de emisiones cero. Conicidiendo con la celebración de nuestros 200 años de independencia compensaremos mediante reforestación lo que contaminemos. Hace diez años fuimos el primer país en el mundo que creo una tasa sobre la gasolina para financiar el pago de servicios ambientales, lo que da el bosque a la sociedad: la producción de agua, la fijación de carbono, la belleza escénica, el turismo, que es la principal fuente de ingresos", explicó a EL PAÍS.

El ejemplo costarricense

Y los resultados son espectaculares: "En 10 años hemos aumenatdo la superficie forestal en un 20%, con 600.000 nuevas hectáreas y vamos a duplicar esa cifra en los próximos 10". Con ese dinero, los dueños de los bosques reciben unos 50 dólares al año por cada hectárea, algo que acabado con los incendios y la deforestación y, "lo más importante, ha convertido el bosque tropical en parte de la sociedad. La gente está dispuesta a pagar por él, por mantenerlo y no lo vamos a perder". En 2007, Costa Rica ha plantado más de 5 millones de árboles, algo que en un país de cinco millones de habitantes supone un récord mundial de 1,25 árboles por persona al año. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, afirmó que la experiencia de Costa Rca es muy valiosa.

La tasa sobre la gasolina (un 0,175% del precio) es muy similar al céntimo ecológico que diseñó el equipo creado por el PSOE para asesorarle en el programa electoral y en el que había una decena de altos cargos del Gobierno. La tasa fue descartada y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, afirmó que el cambio climático no se combate con nuevos impuestos, una idea similar a la que ayer expresó en Bali James L. Connaughton, asesor de la Casa Blanca para el Clima.

Por su parte, el ministro de Desarrollo de Noruega, Erik Solheim, anunció que invertirá al año más de 600 millones de euros en reforestación y que el resto lo compensará mediante un mecanismo de desarrollo limpio, las inversiones en tecnología verde que los países ricos hacen en los países en desarrollo. Esas inversiones evitan la emisión de CO2 y eso se lo apunta el país desarrollado. Nueva Zelanda tiene un objetivo similar.

La innovación: compensar por no talar

No es casualidad que los tres sean países con baja población y grandes masas forestales. Los tres han apoyado en Bali que los países ricos compensen a los forestales por mantener sus bosuqes, que absorben CO2 de la atmósfera, algo que finalmente ha asumido la cumbre. El Banco Mundial ha lanzado en Bali un mecanismo piloto para compensar a estos países. El cambio radical es que los ricos no compensarán a los tropicales por reforestar, sino por no talar, por mantener el bosque como está y que crezca.

Manso, muy satisfecho por el acuerdo, señaló: "Nosotros ya estamos pagando por el bosque, que es un beneficio para todo el mundo, y alguien nos lo tiene que compensar". La deforestación es responsable del 20% de las emisiones de gases de efecto inervamdero y, aunque hace 10 años en Kioto no hubo acuerdo sobre la deforestación, el nuevo tratado de 2009 sí lo incluirá, aunque no se sabe de qué manera. El pacto no sólo es un cambio histórico en cómo se afronta el calentamiento global, sino que da una gran baza a países como Indonesia, Brasil o México, que han presionado en ese sentido. Si en el nuevo pacto se les exige que ocntrolen sus emisiones, ellos presionarán con las compensaciones por la deforestación.

¿Podría hacerlo España?

España emite anualmente 430 millones de toneladas de CO2 equivalente. Actualmente el precio de la tonelada de CO2 compensada mediante un mecanismo de desarrollo limpio oscila entre siete y 10 euros, asi que compensar todas las emisiones de España tendría un coste anual de más de 3.000 millones de euros al año, más del doble de lo que costará la paga de 2.500 euros por cada recién nacido que ha aprobado el Gobierno. Todo esto es pura teoría, ya que sI fuera tan fácil compensar tales cantidades de emisiones de CO2 probablemente no habría en Bali más de 10.000 delegados de 130 países para ver cómo arreglan el problema del cambio climático causado por los gases de efecto invernadero.