Estados Unidos rechaza poner cualquier límite a sus emisiones

Watson afirma que están "dispuestos a cooperar" siempre que no haya "objetivos vinculantes"

Harlan Watson es un frontón. El representante de Estados Unidos en la Cumbre del Clima no se ha salido del guión y ha dejado claro que, aunque ha cambiado las formas, el fondo sigue prácticamente igual. "Es prejuzgar la negociación comenzar poniendo un número a la reducción de emisiones", ha declarado en Bali, sobre la intención de la Cumbre de que los países desarrollados reduzcan sus emisiones entre un 25% y un 40% antes de 2020.

Watson ha acudido a la rueda de prensa con la lección aprendida: "Estamos dispuestos a negociar y a cooperar, pero Estados Undios no aceptará reducciones de emisiones". El argumento es que es precipitado, que no está claro que esa reducción de emisiones sea, como cree la Unión Europea y Naciones Unidas, la que garantiza que el calentamiento global no supere niveles aceptables. El mensaje de Watson es que la negociación comienza ahora y que será larga (da la impresión de que cuanto más larga mejor para ellos) y que Bali no es el lugar para salir con un dato de emisiones. Aun así insistió en que el mayor contaminante del mundo está "dispuesto a cooperar" y "deseando estar en la negociación" siempre que no haya "objetivos vinculantes" y que Bali "no prejuzgue el resultado de los dos próximos años de negociación".

Más información
Al Gore y Pachauri reciben en una ceremonia oficial en Oslo el Premio Nobel de la Paz

Preguntado sobre si se sentía solo en la cumbre, especialmente después de que Asutralia haya anunciado que ratificará Kioto, Watson sonrió: "No me siento solo en absoluto" y recordó que Turquía tampoco ha ratificado el protocolo de Kioto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS