Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes tabacaleras buscan 'clientes' entre los niños africanos para frenar la caída de beneficios

Nigeria ha demandado a dos grandes tabacaleras y exige el pago de los costes del tratamiento de enfermedades provocadas por el tabaco

La British American Tobacco (BAT) y la Philip Morris, dos de las mayores compañías tabacaleras, propietarias de marcas como Lucky Strike y Pall Mall, han sido acusadas de promover el consumo de tabaco entre los jóvenes de países en vías de desarrollo para impulsar las ventas, que en los últimos años han descendido en países occidentales, según publica el diario británico The Times.

Algunos estados nigerianos han demandado a la filial de BAT y Philip Morris en el país africano y le exigen el pago de los costes del tratamiento de enfermedades provocadas por el tabaco, que cifran en cerca de 40.000 millones de dólares (cerca de 30.000 millones de euros). Según los abogados nigerianos, las compañías incitan al consumo de tabaco entre los adolescentes mediante el patrocinio de conciertos de música pop y eventos deportivos e incluso reparten cigarrillos gratis entre los menores.

El mayor incremento de fumadores en Nigeria se ha producido entre los jóvenes, especialmente las mujeres, cuyo número se ha multiplicado por diez entre 1990 y 2001, según la Organización Mundial de la Salud.

Las pruebas hablan

Entre las pruebas que aportan los demandantes destacan documentos internos de BAT y Philip Morris, que, según ha comprobado The Times, recogen tentativas de captar a la población más joven e iniciativas para hacer frente a los intentos de los gobiernos de reducir el consumo de tabaco.

"Los nuevos fumadores se introducen en el mercado a una edad muy temprana: niños entre ocho y nueve años es algo muy común", es uno de los fragmentos que recoge un documento de BAT del 25 de julio de 1991 titulado El mercado del cigarro en Nigeria.

En la misma línea, un informe de 1981 de TACON, la industria del tabaco en Nigeria, detalla su estrategia para derrotar un Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes que alertaba a la población de los peligros de fumar: "La estrategia de TACON debería ser minimizar los argumentos sanitarios y centrarse en los económicos. Es la mejor táctica, dado el mal estado de la economía nigeriana como consecuencia de la recesión mundial".

Portavoces de BAT y de Philip Morris niegan las acusaciones. Estos últimos aseguran que actualmente no venden cigarros en Nigeria.