Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de Alicante apela a Dios y a la familia para anular una orden de alejamiento por maltrato

"Mi tarea es suavizar las relaciones dolorosas para progresar en la búsqueda de una reconciliación", afirma el auto

Una mujer de Alicante sobre la que pesaban dos órdenes de alejamiento por haber maltratado a su hija de diez años y a otro hijo pequeño podrá acercarse a sus retoños gracias a la resolución del juez sustituto en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número uno de dicha ciudad. El auto redactado por Alfonso Rossi de Barbazzale y Carreño recoge invocaciones a Dios y a la familia para argumentar jurídicamente la medida, según publica hoy el diario Información.

Pido a "Dios que me asista en el cumplimiento de mi deber", escribe Rossi en el auto. "A pesar de las órdenes de alejamiento no se puede privar a los hijos de su madre ni a la madre de sus hijos. De que se tengan los unos a los otros, lo único que siempre nos queda es la familia", continúa.

Se da la circunstancia de que, ante la "agresividad" de la mujer, la juez titular del juzgado de Instrucción número uno de Alicante había renovado de manera indefinida, señala el citado diario, la segunda orden de alejamiento (la que protegía a la niña), "teniendo en cuenta los antecedentes de la denunciada sobre la que pesa una condena por maltrato físico a su otra hija, que hacen temer que la imputada pueda actuar poniendo en riesgo la integridad de su hijo menor".

Por su parte, el fiscal jefe de Alicante, José Antonio Romero, ha solicitado a la Audiencia Provincial que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana actúe para evitar que se repitan estas situaciones. No obstante, siempre según Información, cuatro días después el juez Rossi permitió a la madre que viera a sus hijos un sábado cada dos semanas.