Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El referéndum sobre el aborto divide Portugal

La campaña oficial para la consulta del 11 de febrero sobre la despenalización de la interrupción del embarazo arranca hoy

Partidarios y opositores del aborto en Portugal inician hoy oficialmente la campaña para el referéndum del próximo 11 de febrero. Según se va acercando el día indicado, las encuestas ofrecen resultados cada vez más ajustados: a día de hoy el 54% de los portugueses están a favor de la despenalización del aborto en las diez primeras semanas de embarazo, siete puntos menos que la misma encuesta realizada hace dos meses.

El apoyo al ha experimentado una caída todavía mayor si se compara con el pasado octubre, cuando el 63% de los portugueses dijo estar a favor y solamente un 27% en contra. En cuanto a la participación, el 64% de los preguntados aseguró que votará en la cita del día 11, frente a un 18% que no ha decidido todavía si acudirá a las urnas; un 16% tiene claro que no lo hará y el 2% restante que no contestó.

La encuesta realizada por la empresa Marktest y publicada en el Diario de Noticias revela también que los portugueses de clase alta o media alta son el estrato social que mayoritariamente acudirá a la cita (el 80%), mientas que entre el colectivo de clase media baja o baja el porcentaje se reduce al 57%.

Por edades, los portugueses entre los 18 y 34 años son los más favorables al , un 69% de ese colectivo, frente al 37% que apoyará esa opción entre las personas de más de 55 años.

Portugal realizó la primera consulta popular sobre este asunto en 1998. Entonces, el no se impuso al por un pequeño margen (51% contra 49%). Las encuestas apuntan a que la población votará ahora a favor de la despenalización de esta medida.

Aunque la campaña comienza hoy oficialmente, la pre-campaña comenzó: más de ocho mil personas, según la Policía, participó el pasado domingo en una manifestación por las calles de Lisboa contra la propuesta. La marcha estaba apoyada por el Partido Popular luso (CDS-PP), única formación política con una posición oficial en favor del no. El pasado 29 de noviembre, el presidente de Portugal, el conservador Aníbal Cavaco Silva, optó por aceptar la celebración de un segundo referéndum.

Tres formaciones políticas apoyan el (Partido Socialista, Partido Comunista Portugués y Bloco de Ezquerra), además de cinco movimientos ciudadanos: Movimiento Ciudadanía y Responsabilidad por el SI, Médicos por la Elección, Jóvenes por el SI, Voto SI y El Movimiento por el SI.

La actual normativa portuguesa sobre interrupción del embarazo, de 1984, impone penas de hasta tres años a la mujer que se someta a un aborto ilegal y de dos a ocho años al médico que lo practique, pero admite el aborto en las primeras doce semanas en caso de violación o si hay riesgo para la vida o la salud de la madre.