Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

600 profesores se manifiestan en Barcelona para exigir el fin de agresiones escolares

Las autoridades piden que no se cree alarmismo porque los casos que se están registrando son "puntuales"

Alrededor de 600 profesores se han manifestado en Barcelona para exigir el fin de la violencia que sufren por parte de padres y también de alumnos. La concentración ha sido convocada por el centro educativo barcelonés Eduard Marquina a raíz de la última agresión verbal y física que tres personas del centro, entre ellos la directora, sufrieron por parte de los padres de un alumno. Las autoridades catalanas han pedido, por su parte, que no se genere alarmismo porque aunque aunque se han registrado casos graves, son "puntuales".

Durante la manifestación, la directora del centro, Gloria Zaragoza, ha denunciado que "la frecuencia de estas agresiones ya comienza a ser peligrosa" y ha pedido a la administración que "corte con este problema antes de que se convierta en una costumbre" y "lo que no se puede permitir es que ni padres ni alumnos delante de un profesional tengan la tranquilidad de agredirlo verbal o físicamente".

Petición de apoyo a las instituciones

En la misma dirección se ha pronunciado Rosa Canyadell, portavoz de USTECSTEs, uno de los sindicatos de profesores mayoritarios de España, quien ha pedido a la Conselleria de Educación "apoyo jurídico y de todo tipo a los maestros que han recibido algún tipo de agresión". Canyadell ha reclamado, además, "todos los medios posibles para que esto no se repita, menos alumnos, más psicólogos, más mediadores y, sobre todo, una sanción rápida en cuanto se produzcan estos casos".

De todas maneras, la portavoz de USTECSTEs ha querido dejar claro que no se debía "crear alarmismo" porque "los centros continúan siendo uno de los lugares de convivencia pacífica más importantes", "pero cuando se dan estos casos hay que hacer una llamada de atención a los padres y a la sociedad en general".

Testimonios de los docentes

Los testimonios de agresiones, sobre todo verbales, se sucedieron uno tras otro por parte de los profesores presentes en la concentración. Una docente de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) narró el caso de un alumno con trastornos mentales que tiene que convivir con el resto de estudiantes. Mientras, su compañera de centro se preguntó qué hacer "cuando en casa ya le pierden el respeto a los propios padres".

El director de un centro de Santa Coloma revivió también el episodio de violencia sufrida en sus propias carnes, cuando el padre de un alumno le amenazó de muerte y le dio un cabezazo provocándole una herida que requirió cinco puntos de sutura. Se trata de uno de los dos casos de agresión por parte de un progenitor que tiene contabilizada la Conselleria de Educación.

Por su parte, ña Conselleria de Educación y Universidades ha enumerado una serie de medidas que la Generalitat ya está tomando para mejorar la convivencia en las aulas, entre las que se encuentra la implantación de la figura del técnico de integración social o el plan de mejora de la secundaria, que prevé que todos los centros de secundaria tengan un plan de convivencia propio. Por su parte, el conseller de Educación y Universidades ha pedido que no se cree un "alarmismo" exagerado porque se trata de casos puntuales.