El PP da la vuelta a la ley de reproducción asistida mientras los senadores del PSOE veían el fútbol

La ausencia de varios socialistas en el momento de la votación permiten la aprobación de enmiendas que afectan al núcleo de la nueva norma

El Grupo Popular en el Senado consiguió anoche dar la vuelta al proyecto de ley de reproducción asistida al prosperar sus enmiendas en la votación del pleno debido a la ausencia de senadores socialistas y de otros grupos. La votación coincidió con la retransmisión del partido de fútbol que enfrentaba al Barcelona con el Milan en las semifinales de la Liga de Campeones.

El senador socialista Joaquín Bellón reconoció la ausencia de senadores de su grupo en la votación y señaló que las enmiendas del PP atacan el "núcleo fundamental" del proyecto y suponen el retorno a la ley del 2003, aprobada bajo el Gobierno del PP.

El proyecto volverá ahora al pleno del Congreso, donde el grupo popular no tiene la mayoría, por lo que los socialistas esperan recuperar la redacción original que permitía la selección genética de embriones con fines terapéuticos para familiares enfermos, al tiempo que prohibía las madres de alquiler y la clonación reproductiva.

Durante el debate, de más de dos horas, el portavoz del grupo popular, Antonio Román, defendió que la ley del 2003 tenía como objetivo proteger la salud de la mujer y respetar la dignidad del embrión. "Parece ser que últimamente se ha puesto más de moda respetar los derechos de los simios que la de los seres humanos", afirmó.

Vuelta a 2003

En la ley del 2003, a la que se vuelve en gran medida con las enmiendas del PP aprobadas ayer, no se admitía la selección terapéutica de embriones para terceros y se limitaba a tres el numero máximo de ovocitos a fecundar en cada ciclo reproductivo. Durante la discusión de las enmiendas, el portavoz socialista, Pedro Sabando, reprochó al grupo popular defender posturas "demagógicas".

También la ministra de Sanidad, Elena Salgado, que presentó la norma en el hemiciclo, les acusó de sostener posiciones "falsas" y de alinearse con los sectores más conservadores de la Iglesia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS