Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TC admite una cuestión contra la Ley de violencia de género por discriminar a los varones

El tribunal da un plazo de un plazo de quince días al Gobierno, al Congreso, al Senado y al fiscal general del Estado para que puedan presentar alegaciones

El Tribunal Constitucional (TC) ha admitido a trámite una cuestión de inconstitucionalidad planteada por un juez de Murcia contra el artículo de la ley integral de violencia de género que establece un agravamiento de la pena en el caso de que el agresor sea un hombre y la víctima una mujer. La cuestión planteada por titular del juzgado número 4 de Murcia, María Poza, sugiere que el artículo podría resultar discriminatorio para los varones.

En la providencia dictada por la sección tercera del TC se admite a trámite la cuestión pese al criterio contrario de la Fiscalía, que solicitó la inadmisión al entender que el agravamiento de penas para los varones resultaba constitucional debido a la "posición desventajosa de las mujeres". El Constitucional ha dado un plazo de quince días al Gobierno, al Congreso, al Senado y al fiscal general del Estado para que puedan presentar alegaciones.

La magistrada presentó el pasado mes de agosto dos cuestiones de inconstitucionalidad contra la Ley, la primera contra la diferencia de la pena aplicable aldelito de malos tratos en función del sexo del agresor, y la segunda por establecer que las "amenazas leves" son delito castigado con una pena de prisión si las profiere un hombre, y falta si lo hace una mujer.

El TC ha admitido a trámite hoy la primera de ellas, que se dirige contra la modificación del artículo 153.1 del Código Penal, que la Ley corrigió de modo que sanciona a quien "por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión no definidos como delito en este Código, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión, cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia". La pena es de seis meses a un año de cárcel.