_
_
_
_

Francia será la sede del reactor de fusión nuclear ITER tras llegar a un acuerdo con Japón

España albergará la sede legal y nombrará a uno de los directores del proyecto

La pugna entre Europa y Japón por albergar el Reactor Termonuclear Experimental (ITER, por sus siglas en inglés) ha terminado. El primer reactor de fusión nuclear será construido en la ciudad francesa de Cadarache (sureste), ha anunciado hoy el consorcio internacional encargado del proyecto reunido en Moscú. España acogerá la sede legal, que se ubicará en Barcelona, y nombrará a uno de los directores del programa.

Más información
El reactor de fusión nuclear ITER
Bruselas, optimista sobre la construcción del ITER en Francia
Europa ve perspectivas de acuerdo con Japón sobre el ITER
La UE y Japón ultiman un acuerdo para que el reactor ITER se ubique en Francia

Rosatom, la Agencia rusa para la Energía Atómica, ha explicado que el país donde se construya el reactor debe asumir el 50% de los gastos de construcción y explotación, mientras que los demás participantes aportarán cada uno el 10% del costo del proyecto, valorado en más de 10.000 millones de euros y en el que participan Japón, China, Rusia, Corea del Sur, Estados Unidos y la Unión Europea.

El primer ministro francés, Dominique de Villepin, ha subrayado que la elección de Cadarache conllevará la creación de 4.000 puestos de trabajo. Poco antes, el presidente francés, Jacques Chirac, mostraba su satisfacción por la decisión. "Es un gran éxito para Francia, para Europa y para el conjunto de los socios del ITER", ha indicado la Presidencia gala en un comunicado, en el que se anuncia que Chirac se desplazará a Cadarache el próximo jueves.

"El jefe del Estado agradece a la Comisión Europea y al conjunto de los países de la UE su apoyo sin fisuras durante la negociación", añade el comunicado, que resalta que, para Chirac, "esta solidaridad ha sido una de las llaves del éxito". El presidente francés también ha agradecido el apoyo de "Rusia y China que, desde el principio, apoyaron la candidatura de Cadarache", además de enviar "un mensaje de agradecimiento al primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, por el espíritu de diálogo y de confianza mutua que ha prevalecido en las discusiones y ha permitido llegar a un consenso internacional".

España, sede legal

Desde hace más de tres años el proyecto ITER se encontraba bloqueado porque los seis países y organizaciones que lo promueven no habían logrado llegar a un acuerdo sobre el lugar de su emplazamiento. Una vez que se resolvió la pugna entre Cadarache y la candidatura española de Vandellós (Tarragona), la Unión Europea, China y Rusia han hecho causa común para que la sede del ITER fuera la ciudad francesa y no la japonesa de Rokkasho Mura, cuya candidatura, propuesta por Japón, era apoyada también por Corea del Sur y Estados Unidos.

España no logró que el ITER se instalara en Vandellós pero a cambio de retirar su candidatura consiguió el compromiso de la UE de que si Francia era finalmente la elegida, como ha ocurrido, albergaría la agencia que gestionará la contribución europea al proyecto y designaría a uno de sus responsables. La sede legal del ITER, reactor que debía haber empezado a construirse este mismo año, se instalará en Barcelona.

Creado bajo la égida del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el proyecto ITER es el programa de cooperación científica internacional más importante tras la Estación Espacial Internacional (ISS). La energía termonuclear es una de las alternativas más fiables que tiene la humanidad para afrontar la crisis energética inevitable cuando en el planeta se agoten las reservas de combustibles convencionales, como el petróleo, gas y carbón.

El reactor termonuclear se basa en la fusión nuclear, que es la energía que se genera en el Sol y las estrellas, y se perfila como una de las tecnologías del futuro para producir energía eléctrica renovable, limpia y barata. A diferencia de las actuales centrales nucleares, los reactores termonucleares no producen peligrosos desechos radiactivos, sino que liberan helio, un gas inerte e inofensivo. Según los expertos rusos, si se comprueba la viabilidad del reactor de Cadarache, se necesitarán al menos 30 años hasta que aparezcan las primeras centrales eléctricas termonucleares para abastecer las necesidades energéticas de la población.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_