Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre el 30% y el 60% de los ancianos que viven en residencias padecen malnutrición

Este problema se registra en la mitad de los pacientes de la tercera edad ingresados en hospitales

La mitad de los ancianos ingresados en centros hospitalarios presenta problemas de malnutrición, una enfermedad que afecta a entre el 30% y el 60% de las personas que viven en residencias de la tercera edad. Los especialistas apuntan a la depresión, la demencia o la ingesta de medicamentos como algunas de las causas.

Estos son algunos de los datos que se desprenden de una encuesta realizada con motivo de la celebración, mañana, del III Día Nacional de la Nutrición por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) con el lema "Para una vida larga y de calidad, cuida tu alimentación".

El problema de la malnutrición se reduce a entre el 3% y el 15% en ancianos que viven acompañados en el hogar, ya que la soledad es uno de los factores que acompañan a esta enfermedad, según ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Isidoro Ruipérez.

Depresiones y demencia

Los expertos también señalan a la dentición insuficiente, la pérdida de olfato y el gusto, la ingesta frecuente de medicamentos como otras causas que llevan a una deficiente nutrición en los ancianos, junto al bajo nivel cultural o la incapacidad "física y mental" para mantener una buena alimentación. Los especialistas quieren concienciar a la sociedad de que este problema no se debe a la avanzada edad y que las depresiones y la demencia, además de las dificultades para tragar, propia de enfermedades como el Parkinson, dificultan que nuestros mayores tengan una dieta adecuada.

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada, Carmen Gómez Candela, ha hecho hincapié en la necesidad de incrementar en los hospitales el número de expertos en nutrición, para mejorar la atención a la tercera edad.

Los especialistas también recomiendan ofrecer más información a las personas mayores y a sus cuidadores para establecer un diagnóstico precoz.